Acrópolis de Atenas



Puede considerarse la más representativa de las acrópolis griegas. Es una roca, plana en la parte superior, que se alza 156 metros sobre el nivel de la ciudad de Atenas, Grecia. También es conocida como Cecropia en honor del legendario hombre-serpiente, Cécrope, el primer rey ateniense.

Historia


Existe evidencia arqueológica de la ocupación y uso en el período Acaeno, hace aproximadamente 6.000 años. En aquella época, estaba rodeada por un grueso muro (entre 4,5 y 6 metros) que constaba de paramentos construidos con grandes bloques de piedras cimentados con un primigenio mortero llamado emplekton. La entrada principal miraba hacia el Este. Al noroeste existía una entrada, a la que se llegaba mediante una escalera de aproximadamente quince escalones escarbados en la roca.

2BacArtT03Imag-acropolis01.JPG
Vista general de la Acrópolis de Atenas (foto: Pedro Colmenero)

Esta entrada secundaria está situada próxima al palacio real. Al nordeste hay un portillo y una escalera que va a la fuente conocida como "Clepsidra."
Tras la Edad Oscura, la Acrópolis dejó de ser una residencia y se convirtió en el centro de culto de Atenas, centro de adoración para la ciudad.
Tras la invasión dórica del siglo X adC, un nuevo edificio denominado Enneapylon ("nueve puertas") cubrió la fuente. Trazos de casas micénicas prueban que la acrópolis estaba permanentemente habitada durante esa época y que siguió así durante los períodos oscuros que precedieron al nacimiento de la polis ateniense en el siglo VIII adC. En dicha época, existía un pequeño templo dedicado a Atenea mencionado por Homero. La Acrópolis fortificada sirvió como ciudadela para Pisístrato. En el 510 adC, cuando fue defenestrado por una revolución popular apoyada por los espartanos, se demolieron los muros. En el mismo lugar, los antiguos habitantes de Atenas se refugiaron durante las Guerras Médicas hacia el 480 adC. Con dicho propósito, las partes dañadas de la muralla fueron reemplazadas por un refugio de madera, pero esto no detuvo a las tropas invasoras del Rey persa Jerxes en la conquista de la Acrópolis y en el saqueo y quema de los templos mayores.
La mayoría de los grandes templos fueron reconstruidos bajo el liderato de Pericles durante la Edad Dorada de Atenas (460-430 adC). Fidias, un gran escultor ateniense, e Ictino y Calícrates, dos famosos arquitectos, fueron los responsables de la reconstrucción.
Durante el siglo V adC, la acrópolis obtuvo su forma final.
Tras ganar en Eurimedonte en 468 adC, Cimón y Temístocles ordenaron la reconstrucción de los muros sur y norte, y Pericles confió la construcción del Partenón a Ictino y Fidias.
En 437 adC Mnesicles comenzó a construir los Propileos, las puertas monumentales con columnas de mármol del Pentélico, parcialmente construidas sobre los antiguos Propileos de Pisístrato. Estas columnatas fueron prácticamente finalizadas en el año 432 adC y tenían dos alas, sirviendo la norte como pinacoteca.

2BacArtT03Imag-acropolis02.JPG
Propíleos (foto: Pedro Colmenero)

2BacArtT03Imag-acropolis03.JPG
Propíleos (foto: Pedro Colmenero)

Al mismo tiempo que los Propileos, se comenzó la construcción del pequeño templo jónico de Atenea Niké. Tras una interrupción debida a la Guerra del Peloponeso (431-404 adC) contra Esparta, el templo fue concluido en la época de la paz de Nicias, entre 421 adC y 415 adC.
En el mismo periodo se comenzó la construcción del Erecteion, con su Tribuna de las Cariátides, pórtico situado al lado sur dedicado a Pandrosia, hija de Cécrope, atribuido a Calimacos, discípulo de Fidias. En el pórtico se custodiaba la tumba de Cecrope. Es el más grandioso templo jónico griego edificado en tiempos de Pericles, entre el año 421 y 406 adC, para reconstruir el templo destruido por los persas en los años 480 y 479 adC, dedicado a Poseidón y Atenea, asociados a Erecteo -uno de los primeros reyes de Atenas que introdujo el culto a Atenea y fundó las Panateneas y que, fulminado por Poseidón, fue enterrado en el lugar de la Acrópolis donde se alza el Erecteion-.
El Erecteión es un templo hexástilo cuya cella está dividida en tres partes destinadas a albergar los objetos de culto: una nao dedicada a la imagen de Atenea y la serpiente de la Acrópolis; otra en la que se guardaba la imagen de Poseidón y tal vez una cisterna para la sal marina de este dios y la tercera en la que se veneraba a Erecteo.
Entre el tempo de Atenea Niké y el Partenón se encontraba el templo de Artemisa Brauronia, divinidad representada como un oso y adorada en Braurón. En el santuario se encontraban el arcaico xoanon de la divinidad y una estatua realizada por Praxíteles en el siglo IV adC.
Tras los propileos, dominaba el conjunto de la Acrópolis, la gigantesca estatua de bronce de Fidias de Atenea Prómacos ("la que combate en primera línea"), construida entre el 450 adC y 448 adC. La base era de 1,50 m de alta, mientras que la altura total de la estatua era de 9 metros. La divinidad tenía una lanza en su mano y un escudo gigante en el lado izquierdo, decorado por Mys con imágenes de la lucha entre los Centauros y Lápitas.
Otros monumentos, desaparecidos hoy, son el Chalcotec, Pandroseion, Santuario de Pandion, el altar de Atenea, el santuario de Zeus Polieus y, de la época romana, el templo circular de Augusto y Roma.

Arte y arquitectura


La entrada a la Acrópolis se realiza por una puerta monumental llamada Propileos. En el lado derecho y frontal de la Propileos se encuentra el Templo de Atenea Niké. Una gran estatua de bronce de Atenea, construida por Fidias, se encontraba originalmente en el centro. A la derecha de donde se erguía esta estatua se encuentra el Partenón o Templo de Atenea Partenos (Atenea, la Virgen). A la izquierda y al final de la Acrópolis está el Erecteión, con su célebre pórtico o tribuna sustentado por seis cariátides. También se encuentran allí los restos de un teatro al aire libre llamado Teatro de Dionisios, donde estrenaron sus tragedias Esquilo, Sófocles y Eurípides.

Partenón


El Partenón (del griego Παρθενος Parthenos –Virgen–; uno de los adjetivos que servían de epíteto para Atenea) es el templo griego situado en la Acrópolis de Atenas dedicado a Atenea, diosa protectora –y epónima– de la ciudad de Atenas. Es el monumento más importante de la civilización griega antigua y se le considera como una de las más bellas obras arquitectónicas de la humanidad.
El Partenón es uno de los principales templos dóricos que se conservan. Sus dimensiones son: 69,5 metros de largo, 31 de anchura y 10,93 de altura.
La construcción del monumento, realizada casi exclusivamente en mármol blanco del monte Pentélico, fue iniciada por Pericles y se desarrolló entre los años 447 y 432 adC. Los arquitectos encargados de la obra fueron Ictino y Calícrates y estuvieron, en la mayoría de los casos, bajo las órdenes del famoso escultor ateniense Fidias, autor de la decoración escultórica y de la gran estatua de Atenea en oro y marfil que estaba situada como pieza central del templo (medía doce metros de altura y para su elaboración se necesitaron 1.200 kilogramos de oro).
El Partenón conservó su carácter religioso en los siglos siguientes y fue convertido en una iglesia bizantina, una iglesia latina y una mezquita musulmana. Pero en 1687, los turcos lo utilizaron como depósito de pólvora durante el sitio veneciano, bajo el mando del almirante Morosini. Una de las bombas venecianas cayó en el Partenón y causó una enorme explosión que destruyó gran parte de la edificación preservada en buenas condiciones hasta ese entonces.

2BacArtT03Imag-acropolis04.JPG
Partenón (foto: Wikipedia)

Sin embargo, el proceso de erosión no terminó ahí sino que siguió a principios del siglo XIX, cuando el embajador británico en Constantinopla, Elgin, decidió quitar la mayor parte de la decoración escultórica del monumento (frisos, metopas, frontones) y trasladarla a Inglaterra para venderla al Museo Británico, en donde todavía se exhibe, siendo una de las colecciones más significativas del museo en la actualidad.
La fachada occidental del Partenón está conservada relativamente intacta.

2BacArtT03Imag-acropolis05.JPG
Portada trasera del Partenón (foto: Pedro Colmenero)

La decoración escultórica del Partenón es una combinación única de las metopas (esculpidas en altorrelieve extendiéndose por los cuatro lados externos del templo), los tímpanos (rellenando los espacios triangulares de cada frontón) y un friso (esculpido en bajorrelieve abarcando el perímetro exterior de la cella). En ellos se representan abundantes escenas de la Mitología griega. Además las diversas partes del templo estaban pintadas de colores vivos. El Partenón, es sin duda el máximo exponente del orden dórico, como se puede apreciar en el diseño del friso o sus columnas.
Las metopas representaban la gigantomaquia en el lado este, la amazonomaquia en el oeste, la centauromaquia en el sur, y escenas de la guerra de Troya en el norte. Cada tímpano del templo tenía una escena mitológica: al este, sobre la entrada principal del edificio, el nacimiento de Atenea, y al oeste, la lucha entre Atenea y Poseidón por el patrocinio de la ciudad de Atenas. El friso constituía la representación de la procesión de las Panateneas, el festival religioso más importante de Atenas antigua. La escena se desarrolla a lo largo de los cuatro lados del edificio e incluye figuras de dioses, bestias y de unos 360 seres humanos.
La cella del este estaba dedicada a Atenea Polías (protectora de la ciudad), y la cella del oeste estaba dedicada a Atenea Párthenos, "la virgen", por lo cual todo el edificio acabó siendo conocido como el Partenón.
Esta construcción es uno de los ejemplos más claros del saber en geometría por parte de los matemáticos y arquitectos griegos. Es períptero octóstilo, lo que quiere decir que tiene columnas en todo su perímetro, ocho en las dos fachadas más cortas y 17 en las laterales. Consta de una doble cella con pronaos y epistodomo, pero con próstilo de seis columnas.
Dentro de la cella del este, existió una columnata en forma de "U" compuesta por nueve columnas con un entrepaño entre cada una de ellas, en los lados largos de la "U". Tres columnas con dos entrepaños formaban el lado corto. En la zona este al fondo del interior de la columnata de cuatro columnas, existía el basamento de la estatua, para el culto a Atenea Parthenos con un amplio estanque, poco profundo, que producía un efecto de brillo mediante el agua frente a ésta. Ambas cellas estaban cerradas por puertas de bronce.
Los arquitectos consiguieron que el efecto visual que produjera el Partenón no permitiera la deformación que se produce al situarse debajo de grandes monumentos: con certeras alteraciones (columnas no equidistantes, levemente arqueadas hacia el centro, frontón arqueado y estilóbato ligeramente convexa) en su construcción lograron obtener el efecto visual perfecto.

Erecteion


Situado en la Acrópolis de Atenas, el Erecteión es un templo griego erigido en el lado norte de la Acrópolis de Atenas en honor a Atenea Polias, Poseidón y Erecteo, rey mítico de la ciudad. De orden jónico, áptero, atribuido al arquitecto Mnesicles, autor también de los Propileos, es uno de los más bellos monumentos arquitectónicos griegos. Está hecho de mármol pentélico. Su construcción se inició en 421 adC y se concluyó en 406 adC. Su nombre, que significa «el que sacude (la Tierra », designa el sobrenombre ático de Poseidón.
Reemplaza al templo arcaico de Atenea Polias que se encontraba entre el Partenón y el emplazamiento actual y que fue destruido por los persas en 480 adC cuando las guerras médicas.
De planta irregular, por el declive del terreno, consta de tres pórticos. Uno de ellos, la cara sur, es la famosa tribuna de las Cariátides, que indicaba la tumba del mítico rey Cécrope. Consta de seis columnas con figura de mujer de 2,3 metros de altura, que sostienen el entablamento. Las que se encuentran in situ son copias; 5 de ellas se encuentran en el Museo de la Acrópolis, y una en el Museo Británico de Londres. Contaba con decoración policromada.

2BacArtT03Imag-acropolis06.JPG
Vista general del Erecteion (foto: Pedro Colmenero)


Está situado en el emplazamiento de la Acrópolis primitiva y agrupaba algunas de las reliquias más antiguas y más sagradas de los atenienses; es en este lugar donde tuvo lugar la disputa entre Atenea y Poseidón, donde se puede ver la marca de su tridente sobre una roca.
Se halla allí también el Paladio, una estatua de Atenea, consagrada por Cécrope, el rey mítico del Ática, y donde se cree que ella había caído del cielo; las tumbas de Cécrope y de Erecteo; une capilla dedicada a Pándroso, la hija de Cécrope; un pozo de agua salada y el olivo sagrado, que Atenea dio a la población tras su disputa con Poseidón.
Pericles, en sus planes de acondicionamiento de la Acrópolis y después del Partenón, para rendir homenaje a la tradición, decidió la construcción de un edificio nuevo destinado a reagrupar las antiguas reliquias.
El arquitecto fue quizá Filocles, consiguió conciliar en un único edificio las necesidades de los diversos ritos, así como los problemas impuestos por un terreno irregular, que la tradición no permitía nivelar; es más, justamente jugando con tales irregularidades, realizó una de las construcciones más originales del arte clásico. El templo está construido sobre una pendiente, de manera que los lados norte y oeste están situados alrededor de 3 metros más bajos que los lados sur y este.
Otras fuentes citan a Calícrates o Mnesicles como autores del proyecto. Pero los gustos habían evolucionado y la armadura moral de la ciudad ha cambiado: el barroco sucede al clasicismo, la grandiosa simplicidad da lugar al refinamiento. Es el triunfo del orden jónico.
La necesidad de preservar los sitios sagrados, explica probablemente la complejidad de la concepción. El templo no está dedicado a una divinidad en particular, sino que está constituido de varios santuarios.
Tres de estos santuarios están dedicados a Atenea, Poseidón y Zeus. Se supone que los otros dos santuarios están dedicados a Cécrope y Erecteo, dos famosos reyes atenienses. El Erecteión se compone de un cuerpo principal, de los pórticos norte y sur y de varios anexos. El cuerpo principal consiste en cuatro partes que no representan más que la mitad de un proyecto inicial que no fue jamás acabado.

2BacArtT03Imag-acropolis07.JPG
Portada de las Cariátides (foto: Pedro Colmenero)

El Erecteion se presenta como un gran templo jónico con dos cellas, una dedicada a Atenea con pronaos hexástilo mirando al este, y la otra consagrada a Poseidón-Erecteo, a la que se accede a través de un amplio vestíbulo por el lado septentrional del templo, con cuatro columnas en el frente y una a cada lado. El más grande, al este, es una cella con un pórtico jónico. El pórtico además, da acceso al Pandroseion, el santuario de Pándroso, a la que Atenea había confiado a Erictonio cuando éste era niño; en este lugar estaba el olivo sagrado de la diosa.
En el lado norte, hay otro gran pórtico con columnas y al sur está el famoso pórtico de las Cariátides, donde seis estatuas de mujeres jóvenes drapeadas sirven de columnas soportando el entablamento.
Estas mujeres son ciudadanas de la ciudad de Cariátide (ciudad del Peloponeso). La ciudad habiendo colaborado con el invasor persa, los atenienses les declararon la guerra y vendieron a sus mujeres como esclavas. Para que sirviera de ejemplo, estas estatuas son esculpidas en mármol para recordar la suerte de los que colaboraron.
La construcción del templo, tal y como es visible hoy, fue empezado durante la guerra del Peloponeso. Comenzó cuando la tregua de la Paz de Nicias en 421 adC y fue acabado entre 409 adC y 405 adC, probablemente en 406 adC. Poco tiempo después, en 403 adC, Atenas debe capitular frente a Esparta, entra en la liga del Peloponeso y ve su democracia reemplazada por la tiranía de los Treinta.
El templo fue modificado y dañado en varias reanudaciones de forma que su acondicionamiento interior original está sujeto a controversia. Fue primero dañado por un incendio durante el periodo clásico, quizá incluso antes de ser acabado y fue restaurado. La cella oeste fue modificada en 377 adC y en 27 adC.

2BacArtT03Imag-acropolis08.JPG
Erecteion, fachada Este (foto: Pedro Colmenero)


En el siglo VII, el Erecteión fue transformado en iglesia bizantina; los muros interiores fueron destruidos y otros fueron edificados. Durante el periodo otomano, el templo sufrió otros daños. En 1463, fue transformado para alojar el harén del comandante turco de la Acrópolis y el pórtico norte fue tapiado. A continuación fue utilizado como polvorín. Esto marca el fin del edificio original, cuando los venecianos combatieron a los otomanos, el polvorín explotó, destruyendo el techo y dañando varios otros monumentos situados en la proximidad.
Más tarde, Thomas Bruce, séptimo conde de Elgin y embajador británico en Constantinopla, hizo quitar una de las cariátides así como otras numerosas esculturas del Partenón y las vendió al gobierno británico. Esta estatua se halla actualmente en el Museo Británico.
Las otras cinco Cariátides se hallan en el museo de las Acrópolis, protegidas de la corrosión y de la polución. Las seis estatuas que se encuentran en el sitio son réplica exactas de las originales.
Fue construido a finales del Siglo V adC y estaba consagrado a Atenas. Fue reconstruido en el siglo XIX.

Templo de Atenea Niké


El Templo de Atenea Niké, o Atenea Victoriosa, conmemora la victoria sobre los persas en la batalla de Salamina (448 adC). La idea de su construcción en la Acrópolis de Atenas, surgió en el 449 adC, tras la paz con los persas. Sin embargo, Pericles se opuso al levantamiento del mismo y no se comenzaron las obras hasta el 421 adC, comenzada ya la Guerra del Peloponeso (431-404 adC).
El proyecto se le encargó a Calícrates (que también colaboró en la construcción del Partenón, junto con Ictinos), quien diseñó un templo de orden jónico que tuvo que adaptarse al pequeño espacio que se le asignó: un bastión (torreón) de los Propileos, que domina la subida a la Acrópolis.
En su interior hubo un xoanon, imagen de Atenea personificada como Niké, o diosa alada, símbolo de las victorias navales, a la que se cortaron las alas (áptera: sin alas) para que nunca pudiese abandonar la ciudad. Pero el templo no estaba destinado a grandes reuniones, para eso tenía enfrente un altar que permitía celebrar ceremonias al aire libre.
El templo en su estado actual ha sido fielmente restaurado, pero ha perdido parte del entablamento, la cubierta y los frontones.
  • El alzado del templo (de 8 metros de altura): sobre la plataforma escalonada o krepidoma, se asientan los muros y las columnas jónicas de mármol compuestas de basa, fuste monolítico con acanaladuras de ángulos matados y capitel con volutas. El entablamento consta de un arquitrabe de tres bandas, un friso corrido que tuvo una decoración mitológica alusiva a las guerras Médicas y una cornisa, sobre ella los frontones dedicados a Atenea.
  • La planta, de muy pequeñas dimensiones, es propia de un templo anfipróstilo-tetrástilo, en el que tanto el vestíbulo delantero (pronaos) como el trasero (opistodomos) se convierten en pequeños pórticos. La cella o sala de la diosa, es casi cuadrada (4 x 4 metros). Es, por tanto, un templo muy pequeño, de dimensiones humanas; muy armonioso en sus proporciones. Todas las medidas están matemáticamente estudiadas para dar esa sensación de esbeltez, a pesar de su escaso tamaño.

El friso del templo, que representa a Atenea, Zeus y Poseidón ayudando a los atenienses, es sin duda un intento de elevar la moral de la ciudad, que en aquellos años estaba sumida en otra contienda que acabaría perdiendo, la Guerra del Peloponeso. Asimismo, el parapeto del bastión sobre el que se alza el edificio fue decorado con relieves (entre ellos el de Atena atándose la sandalia) intentando expresar la determinación por la victoria que nunca llegó. Este parmento, obra de la escuela de Fidias muestra sus principales características, como los paños mojados (ya esculpidos al trépano) o figuras divinas (como la propia Atenea) en acciones "cotidianas" como atarse una sandalia, que demuestran el alejamiento del idealismo del primer clasicismo.