[Temas de Historia]

icono-his.pngEspaña bajo la dominación musulmana


Causas de la rápida conquista de España por los musulmanes


Se llama Al-Ándalus a toda la zona de la Península ocupada por los musulmanes. No hay acuerdo sobre el significado del término. Para uno significa “tierra de vándalos”, para otros “tierras occidentales” (al Occidente de Arabia) y otros, en fin, defienden la tesis de que significa “las tierras del Atlántico” o “isla de la Atlántida”.
En el 711 comienza la etapa de la dominación musulmana¹, que no terminará hasta 1492 con la conquista de Granada por los Reyes Católicos.
La conquista musulmana nunca fue una conquista completa. En las montañas septentrionales, una fuerte barrera había impedido la penetración de lo islámico, y desde allí se iniciará la reconquista cristiana. Como consecuencia de este dominio se impusieron las estructuras económicas y sociales, la lengua, la religión y el arte de los invasores, aunque nunca con carácter monopolizador, sobre la mayor parte de la Península. Al-Ándalus era una pieza más de la civilización islámica, lo mismo que Hispania lo fue de la romana. Podemos hablar, por tanto, de islamización. Hay dos interpretaciones contrapuestas sobre la conquista:
  • La interpretación tradicional nos habla de la "traición de Don Julián", conde visigodo que quiere vengarse de Don Rodrigo y facilita la invasión de los árabes.
  • La historiografía actual nos dice que la dominación árabe de España es una etapa más de un largo proceso de expansión que había comenzado ochenta años antes en Arabia. Por tanto, la conquista musulmana y la posterior reconquista cristiana no son sólo un fenómeno religioso, sino que la conquista se explica por la debilidad visigoda por un lado y la expansión árabe por otro.

La conquista fue fácil y rápida. Desde el norte de África, donde se habían convertido al Islam, los bereberes, unidos a los árabes, dominan España en poco tiempo. En siete años, del 711 al 718, 20 ó 30.000 hombres implantan su dominio sobre una población de varios millones.
La resistencia ofrecida al invasor fue muy débil:
  • Debilidad de la monarquía visigoda (luchas internas). El propio ejército estaba dividido ente witizianos y rodriguistas. Una facción nobiliaria pidió ayuda a los musulmanes. Sobre la famosa traición de Don Julián, lo único que ha podido demostrase es que el rey Aquila y sus parientes se refugiaron entre los árabes y dieron noticias sobre el reino y las posibilidades de una invasión con poco esfuerzo.
  • Tolerancia de los musulmanes hacia los cristianos (esta tolerancia no será la misma en todos los períodos)
  • Pasividad del campesinado, en general
  • Ayuda que prestaron los judíos, que estaban siendo perseguidos, a los invasores
  • Pactos y tratados con los nobles hispanovisigodos enemigos de Don Rodrigo, que no huyeron o murieron, como el que hicieron con el noble Teodomiro
  • La forma de asentarse los visigodos en la Península también contribuyó a la fácil conquista, pues la mayoría se asentó en el centro-oeste, en torno a la capital, Toledo, y dejaron sin ocupación efectiva el sur y levante, lo que generó problemas de defensa. Recuérdese que el levante fue conquistado por los bizantinos.
  • Cuando se produjo la invasión, Don Rodrigo estaba en el Norte combatiendo a los vascones.
  • También hay que tener en cuenta la fuerza expansiva del Islam, que en poco tiempo había conquistado gran parte del mundo conocido. Al-Ándalus es una pieza más de esa expansión.

Según crónicas bereberes de los siglos X y XI , tuvo lugar entre el 19 y el 26 de julio del 711 la batalla de Guadalete, en la que el rey godo Rodrigo fue derrotado y probablemente muerto por las tropas de Tarik.


Etapas de la evolución política de Al-Andalus


En el norte de África, que había sido recientemente islamizado, estaba de gobernador (valí) Muza, que envió a su lugarteniente Tarik a la conquista de España entre el 711 y 714. Viene a ayudar a los hijos de Vitiza que disputan el trono a D. Rodrigo, último rey visigodo.

La historia política de Al-Andalus se divide en las siguientes etapas² :

1. Emirato Dependiente (del califato omeya de Damasco). 711 – 756 (711-mediados del siglo VIII). Etapa en la que se produce la invasión de la Península y de una parte de Francia. En el 732 los musulmanes fueron derrotados por Carlos Martel, abuelo de Carlomagno, en la batalla de Poitiers, que frena la expansión musulmana por dicho país. Comienzan los enfrentamientos internos, que serán una constante de la historia de Al-Andalus y de ellos se aprovecharán los cristianos: árabes/bereberes; quasíes (árabes del Norte expansionistas)/yemeníes (árabes del Sur, integradores), musulmanes/cristianos (mozárabes), musulmanes/muladíes (cristianos convertidos al Islam)

2. Emirato Independiente (del califato abasida de Bagdad), también llamado Emirato de Córdoba. 756-929 (mediados del VIII-primer tercio del X). En Damasco gobernaban los Omeyas. Fueron asesinados todos menos uno por los abasidas, que trasladan la capital a Bagdad. De la matanza sobrevivió Abderramán, que desembarcó en Al-Andalus, derrotó al emir y se convirtió él en emir de Córdoba. Abderramán I se independizó de Bagdad. Es la primera escisión política que se dio en el mundo musulmán. Desde el punto de vista religioso Al-Andalus sigue dependiendo de Bagdad, por eso se llama emirato y no califato.

3. Califato de Córdoba. 929-1031 (primer tercio del X-primer tercio del XI). Es la época de máximo esplendor cultural y económico de Al-Andalus. Abderramán III se autoproclama califa, lo que supone la ruptura de los lazos religiosos con Bagdad. En el aspecto militar destaca su lugarteniente Almanzor, que cosechó muchos éxitos frente a los cristianos.

4. Primeros reinos de taifas. 1031-1090 (primer tercio del XI-finales del XI). Un taifa es un reino hispanomusulmán independiente. A la muerte de Almanzor se rompe la unidad política de Al-Andalus y se forman varios reinos de taifas, uno de ellos es el reino aftasida de Badajoz. Este hecho fue determinante en la pérdida de importancia de Mérida. Con frecuencia, estos reinos luchan entre sí, lo que favoreció la reconquista cristiana.

5. Almorávides. 1090-1147 (finales del XI-mediados del XII). La presión de los reinos cristianos del norte de la Península -toma de Toledo en 1085 por Alfonso VI hace que los musulmanes pidan ayuda a sus correligionarios del norte de África: los almorávides (1090) y los almohades (1147). Los almorávides vencen a los cristianos en las batallas de Sagrajas (Badajoz, 1086) y Uclés (Cuenca, 1108). Se restableció la unidad de Al-Andalus.

6. Segundos reinos de taifas (1145-1156) (mediados del XII). Surgieron tras el hundimiento del poder almorávide y llegaron hasta la invasión almohade.

7. Almohades (1147-conquistan Sevilla-1238) (mediados del XII-primer tercio del XIII). Ambos pueblos unifican Al-Andalus durante un tiempo. En la batalla de Alarcos (Ciudad Real, 1195) los almohades vencieron a Alfonso VIII. Tras la batalla de las Navas de Tolosa (1212), derrotados los almohades por los cristianos, comienza un declive político y territorial de los musulmanes. Se inicia una nueva etapa taifa. Fernando III tomó Córdoba en 1236 y Jaime I inicia la conquista de Valencia (que concluirá en 1238). Los almohades fueron derrotados en territorio magrebí por los benimerines, derrotados a su vez por Alfonso X en la batalla del Salado (1340).

8. Terceros reinos de taifas y Reino nazarí de Granada. El último reino de taifa fue Granada (1238-1492) donde gobernaban los nazaríes. Los Reyes Católicos la conquistaron a Boabdil, terminando la Reconquista. Quedaron en España los mudéjares, quienes, obligados a convertirse al cristianismo, fueron llamados moriscos, expulsados en tiempos de Felipe III, en el siglo XVII.


El Califato de Córdoba: Origen, características generales de este período y su desintegración (taifas)

(Para una mejor comprensión de esta pregunta, tenemos que repetir cuestiones dichas en la pregunta anterior)

Antes del Califato, la historia de los musulmanes en España pasó por estos periodos: Emirato Dependiente y Emirato Independiente. En la primera etapa, Al-Ándalus dependía del califato omeya de Damasco, y en la segunda Al-Ándalus fue independiente del califato absida de Bagdad desde el punto de vista político pero no religioso. En el año 929 Abderramán III se autoproclama califa, lo que supone la ruptura de los lazos religiosos con Bagdad. El califa concentra en sus manos el máximo poder político, religioso y militar. La etapa del Califato de Córdoba es la del máximo esplendor militar, cultural y económico.
Abderramán III consolida las fronteras con los reinos cristianos, que no sufren grandes modificaciones durante su mandato. En el exterior, el califa se enfrenta a la influencia fatimí³ en el Mediterráneo occidental, y conquista Ceuta y Melilla.
Respecto a los sucesores de Abderramán III, hay que destacar:

  • La obra cultural de su hijo Al-Hakén II, que logra reunir una enorme biblioteca. Desde el punto de vista militar, destaca la toma de San Esteban de Gormaz (Soria) en el 963 frente a una coalición cristiana castellano-navarra-leonesa. La marina musulmana logra rechazar los ataques de los normandos (966-971).
  • A su muerte, su hijo Hisham II gobierna bajo la tutela del gran visir de origen yemení –árabe del Yemen- Almanzor, que acumula todo el poder político y militar del Califato y desplaza al califa de la dirección política de Al-Andalus. Almanzor, con el apoyo de los bereberes, se convierte en un azote para los cristianos, organizando numerosas razzias o expediciones de castigo y saqueo: Barcelona, Coimbra, León, Santiago de Compostela, Pamplona. Los cristianos le pagan impuestos y mantiene la hegemonía militar musulmana hasta su muerte en el año 1002
  • Muerto Almanzor, le sucede su hijo Abd Al-Malik, que mantiene las conquistas de su padre. Su hermano Abd Al-Rahman Sanyul el Sanchuelo fue nombrado sucesor del califa Hisham II, rompiendo el legitimismo, lo que provoca el enfrentamiento entre diversos sectores étnico-tribales y determina la emergencia de poderes locales: los reinos de taifas. El Califato sucumbe en el 1031.

En el 1031 se consolidan diversos reinos de taifas. Al frente de estos reinos de taifas se sitúan los representantes de las diversas etnias hispanomusulmanes, que ejercen el poder de forma inestable ante las acometidas de los reinos cristianos, a los que pagan
parias . Hay taifas bereberes, árabes, muladíes y eslavos. Uno de esos reinos de taifas fue el aftasí de Badajoz, el mayor en extensión después de el de Toledo. A partir de este momento, empieza a declinar la importancia de Mérida en beneficio de Badajoz. La toma de Toledo por Alfonso VI en 1085 obliga a los reinos de taifas a pedir protección a las tribus magrebíes africanas (almorávides y almohades).
Posteriormente a estas tribus y después de la victoria cristiana de las Navas de Tolosa en 1212, en la que participó una coalición de reinos cristianos, y de la toma de Córdoba por Fernando III en 1236, llegaron los benimerines. El último periodo fue el reino nazarí de Granada, que conquistaron los Reyes Católicos en 1492, dando fin a la Reconquista.


Economía y Sociedad de Al-Andalus


Economía de Al-Andalus


Se basaba en la agricultura, que experimentó un gran avance:

  • Introdujeron cultivos de origen oriental (arroz, morera, caña de azúcar, cítricos y azafrán).
  • Aumentó el cultivo de árboles frutales (cerezos, granados, plataneros, higueras).
  • Plantas textiles, aromáticas, colorantes y medicinales.
  • En secano, continúan los mismos cultivos anteriores: trigo, vid y olivo, a pesar de la prohibición coránica de consumir vino.
  • Se mejoró e intensificó el regadío. Solucionaron los problemas para obtener y transportar agua construyendo pozos, norias, acequias y sistemas de regadío como galerías subterráneas perforadas y el sistema de irrigación por terrazas. Aprovecharon las riberas de los ríos para la agricultura de regadío.

Respecto a la ganadería, los animales más importantes fueron las ovejas, los caballos –crearon una raza propia- los asnos y las aves.

La minería fue explotada por particulares, destacando el oro (mucho viene del Sudán), el plomo, el mercurio y la sal gema La artesanía se basaba en el trabajo de la cerámica, el vidrio, la industria textil, el cuero y las pieles. La industria de lujo, destinada a la
exportación, trabajaba las telas de seda y los objetos de vidrio, marfil, oro, plata y bronce.
En cuanto al comercio, las ciudades se convirtieron en activos mercados o zocos en los que la población rural vendía sus excedentes agrícolas y compraba productos artesanales.
El comercio internacional fue muy importante porque Al-Andalus actuó como nexo de unión entre el Norte de África y el Próximo Oriente, por un lado, y entre los reinos cristianos europeos y peninsulares por el otro.
Al-Andalus importaba de Europa y Oriente pieles, madera, metales, oro, esclavos, especias y productos de lujo, y exportaba sus excedentes agrícolas y productos de lujo, como telas de seda, pieles, cerámicas y ricas arquetas de marfil. Todo este comercio fue posible gracias a una moneda aceptada en todas partes: el dinar de oro y el dirhem de plata acuñados en Córdoba.

En cuanto a los impuestos, la sociedad pagaba al Estado:
  • Limosnas o único tributo obligatorio para todos los musulmanes.
  • Impuestos territoriales y personales pagados por los cristianos y judíos.
  • Impuestos que gravaban el comercio.
  • Tributos de vasallaje que pagaban los reinos cristianos para no ser atacados[[[[Al Ándalus#tocAl Ándalus5|]].|http://redul.wikispaces.com/Al+%C3%81ndalus#tocAl%20%C3%81ndalus5|]].]]
  • Botines de expediciones de saqueo (razzias) sobre los territorios cristianos.

Grupos sociales de Al-Andalus, religiosos y étnicos


La sociedad de Al-Andalus es compleja por los varios factores de diferenciación que existen. Sobre la demografía podemos decir que la primera oleada dirigida por Tarik estaría compuesta por unos 17.000 hombres (ó 12.000) y el de Muza por 18.000 (ó 10.000). Durante todo el siglo VIII hubo una importante corriente migratoria. En los siglos VIII-IX la España musulmana conoció un gran aumento demográfico. Al-Andalus llegó a ser una de las regiones más densas de Europa. Las mayores densidades se dieron en el valle del Guadalquivir y del Ebro.
Dentro de los vencedores tenemos a los árabes, que son los jefes militares, magistrados y funcionarios, terratenientes absentistas, asentados en los valles del Guadalquivir y del Ebro. Sevilla, Córdoba y Zaragoza. Dos grupos de árabes: Yemeníes del Sur y maadíes del Norte, ambos con una organización tribal. Y también hay que citar entre los vencedores a los bereberes, que son la mayoría de las tropas vencedoras y suelen dedicarse al pastoreo. Se asentaron en las tierras altas de la Meseta, el Algarve,
Extremadura, sierra de Guadarrama y en los macizos ibéricos y penibéticos, también en Levante.

Los judíos, casi todos ellos pertenecientes a la burguesía ciudadana, son perseguidos por los visigodos, por lo que ayudaron a los musulmanes en su conquista. Se dedican al comercio, la industria, la diplomacia, la medicina y la administración.
Los eslavos son europeos esclavos que ocuparon altos cargos en el ejército y la administración, para lo que se les preparaba desde pequeños.
Los vencidos son la mayor parte de la población hispanovisigoda, que no huyó durante el avance musulmán. Sólo se retiraron hacia el Norte los partidarios de Rodrigo y algunos altos cargos eclesiásticos. De los que se quedaron en Al-Andalus podemos distinguir dos grupos: Muladíes (cristianos convertidos al Islam) y mozárabes (cristianos en territorio musulmán), que se concentraban sobre todo en ciudades como Toledo, Sevilla y Mérida. Desde mediados del siglo IX fueron perseguidos.
La conflictividad social se da entre los nobles, de los nobles hacia el poder central, entre árabes y muladíes y mozárabes.


LA HUELLA DEL ISLAM EN LA PENÍNSULA Y EXTREMADURA


El legado de los musulmanes en la Peninsula


La islamización de la Península se produjo de forma desigual. Las zonas más islamizadas fueron el Levante y el Sur, siendo más débil en los valles del Duero y Ebro. Las menos islamizadas fueron las regiones montañosas del Cantábrico y los Pirineos, precisamente donde se inició la Reconquista.
El legado musulmán en tierras hispanas es impresionante. Desde el punto de vista económico, al-Ándalus está asociado a importantes avances en el terreno e la agricultura, como los agrios, el arroz, el algodón o el azafrán y la abundancia de huertas y vergeles. Por lo que se refiere a la actividad artesanal, fueron famosos la producción textil (recordemos los brocados cordobeses, o los tejidos de lino de Zaragoza, etc.), la fabricación de papel, la cerámica y el trabajo con los cueros o de los metales preciosos. Su comercio, basado en la abundancia de moneda (dinar de oro y dirhem de plata), se realizaba en los zocos de las ciudades. En cuanto al comercio exterior, los musulmanes comerciaron tanto con el resto del mundo islámico, como con la Europa cristiana y el centro de África.
Paralelamente, se potenciaron las ciudades, siendo las principales Valencia, Zaragoza, Sevilla y, sobre todo, Córdoba, que en la época califal contaba con mercados de libros y de esclavos, carreras de caballos y tertulias literarias. Mérida también tenía importancia, y en ella habitaban muchos mozárabes. Crearon nuevas ciudades en la ruta que comunicaba Córdoba con Toledo (y Zaragoza (Calatayud, Madrid, Medinacelli...); en puntos estratégicos como Murcia; en zonas agrícolas (Badajoz) o en el litoral (Almería, puerto exportador y fondeadero de la escuadra)...
Desde el punto de vista cultural, la aportación musulmana fue de primera magnitud. Ellos trajeron conocimientos procedentes del mundo helenístico, de Asia Anterior o de regiones de la India.. Destacaron en astronomía –inventaron el astrolabio, para orientarse en el mar-, matemáticas –numeración de origen indio, que sustituyó a la romana, conocían el cero-, medicina. Importante fue, por otra parte, el cultivo de la literatura, cuyo género preferido fue la poesía, que se extendió también entre el pueblo. La poesía popular andalusí tuvo una manifestación mestiza (cristianomusulmana) en la lírica mozárabe, cuyas muestras principales son las jarchas. La lengua en que éstas se escribieron es el mozárabe, dialecto latino, pero son composiciones muy influidas por el idioma y la cultura árabes. Se conservan las jarchas gracias a que poetas cultos musulmanes las introdujeron en la poesías denominadas moaxajas. El zéjel se escribió en árabe con elementos romances. Un poeta excepcional hispano-musulmán fue Ibn Hazam, autor de El collar de la paloma.
En filosofía destacó Averroes, médico, jurista y filósofo musulmán nacido en Córdoba. Dedicó sus trabajos a conciliar la teología islámica con la filosofía de Aristóteles, a quien introdujo en la filosofía medieval, al ser las obras de Averroes traducidas al latín y al hebreo. Contribuyó asimismo a la difusión de otros filósofos clásicos griegos en Europa. Fue acusado de herejía y enviado desterrado al Norte de África, donde murió.

Destacaron también en historia, geografía y agricultura.


La obra cumbre del arte musulmán de Hispania es la mezquita de Córdoba, iniciada por Abderramán I y concluida en tiempos califales. Sin duda la parte más llamativa es la que se edificó en tiempos de al-Hakam II, en particular el impresionante mihrab. De épocas posteriores podemos recordar el palacio de Aljafería (Zaragoza), del período almorávide; la torre de la Giralda (Sevilla), que data de tiempos almohades, y, sobre todo, el palacio granadino de la Alhambra, obra cumbre de los nazaríes, que sobresale por su fantasía ornamental así como por la conjunción entre arquitectura y entorno natural.

El legado en Extremadura


La arquitectura militar es el legado más visible de la presencia islámica en Extremadura, hasta el punto de que se trata de las únicas construcciones de la época que permanecen en un estado de conservación aceptable. Aunque las construcciones militares fueron abundantes, destacan por su importancia las de las alcazabas de Mérida, Badajoz y Trujillo, así como parte de las murallas de Cáceres.
Aunque los restos conservados son escasos, es evidente que las alcazabas de Mérida, Trujillo o Badajoz, debieron contar con importantes obras civiles y religiosas.
Por ejemplo, se han encontrado restos de una antigua mezquita en Badajoz. También son destacables algunas obras de abastecimiento, como el aljibe de Mérida y, sobre todo, el de Cáceres, uno de los mejor conservados de España. La herencia musulmana en Extremadura no es, con todo, sólo visible en los restos arqueológicos que han sobrevivido al paso de los años. También es posible encontrarla en muchos otros aspectos culturales e históricos de nuestra comunidad.
Quizá la influencia más representativa se la pervivencia de muchos topónimos de origen árabe. Tal es el caso de localidades como Alcántara (el puente, en árabe), Almaraz (labrantío), Azabal (espiga), Albuera (laguna), Zafra (desierto), Aljucén (castillo), Táliga (libre) o Alía (alta).



Texto


Texto 2: Pacto de Teodomiro
"...En el nombre de Dios clemente y misericordioso. Escritura otorgada por Abd-al-Aziz ben Musa a Teodhomiro ben Cobdux. Que este se aviene o se somete a capitular aceptando el patronato y la tutela de Ala y la clientela de su profeta, con la condición de que no se
impondrá dominio sobre él ni sobre ninguno de los suyos; que no podrá ser cogido ni desposeído de su Señorío; que ellos no podrán ser muertos ni cautivados, ni apartados unos de otros, ni de sus hijos, ni de sus mujeres, ni violentados en su religión, ni quemadas sus iglesias; que no será despojado de su Señorío mientras sea fiel y sincero, y cumpla lo que hemos estipulado con él: Que su capitulación se extiende a siete ciudades que son: Orihuela, Valéntila, Alicante, Mula, Bigastro, Eyyo y Lorca. Que no dará asilo a desertores ni a enemigos; que no intimidará a los que viven bajo nuestra protección, ni ocultará noticias sobre enemigos que sepa. Que el y los suyos
pagarán cada año un dinar y cuatro modios de trigo, y cuatro de cebada, y cuatro cántaros de arrope y cuatro de vinagre y dos de miel y dos de aceite; pero el siervo sólo pagará la mitad.

Pacto de Teodomiro (Año 713).
Sánchez Albornoz, C. La España Musulmana.Buenos Aires 1960.

Este segundo texto también está resuelto en lo que se refiere a la cuestión Localiza y sitúa el texto, tipo de fuente y naturaleza de la misma e ideas importantes comentadas.

Para poder comentar el texto, hay que tener una base, la cual se obtiene:
a) comprendiendo y estudiando el tema a que corresponde el documento (Al-Andalus), ya que el texto hará referencia a alguna de las preguntas que se han desarrollado en el mismo,
b) leyendo el texto tantas veces como sea necesario; de esa manera lo entenderemos por completo, punto indispensable de partida para su comentario. En este caso, y en una primera lectura, hay palabras clave que nos llaman la atención y que debemos conocer:
  • Pacto. Los musulmanes, cuando llegaron a la Península, y en algunos casos, firmaron pactos con algunos nobles visigodos. Este tipo de pacto es un sulh, un «acuerdo» o «pacto». Se trata de un contrato mediante el cual las partes, haciéndose mutuas concesiones, es decir, abandonando un derecho a cambio de una compensación, evitan un enfrentamiento.
  • Abd-al-Aiz ben Muza es uno de los hijos del conquistador de España, Muza, que quedó como gobernador de al-Andalus al partir Muza a Oriente. Había llegado al país junto con Tariq. Su gestión como walí duró poco tiempo, menos de dos años, ya que fue asesinado en marzo del 716 en Sevilla, la capital en aquellas fechas. Había casado con la viuda del rey Rodrigo, Egilona, y por esta razón el califa de Damasco, que temía las veleidades de independencia del gobernador Abd al-Aziz, ordenó su muerte.
  • Teodhomiro ben Cobdux sería el conde visigodo gobernador de la zona. Conseguido el pacto con los invasores, continuó al frente de la región y murió en edad avanzada, al parecer en el año 743. Según otras fuentes, fue un noble visigodo de segunda fila que servía en la guardia de Witiza en Toledo. Casó con una terrateniente, trasladándose a la zona levantina. Debido a las malas comunicaciones y al grado de descomposición del Estado visigodo, dominaba de hecho un territorio independiente.
  • El dinar es la moneda de más valor en el sistema monetario musulmán. Era de oro y fue imitada del solidus aureus de Bizancio.
  • Señorío: territorio jurídicamente autónomo.
  • Enemigos: rodriguistas.
  • Modios: medida que equivalía aproximadamente a 8,75 litros.
  • Cántaro: 10,55 litros.
  • Arrope: el mosto de la uva se mete a ebullición y al evaporarse el agua se queda dulce. Una vez comprendido el texto, procedamos a su elaboración contestando a la cuestión Localiza y sitúa el texto, tipo de fuente y naturaleza de la misma e ideas más importantes comentadas:

Localización y situación del texto.

El texto que vamos a comentar, y que lleva por título El Pacto de Teodomiro, es precisamente eso, un tratado, acuerdo o pacto que fue firmado el año 713 por el noble visigodo Teodhomiro con el invasor musulmán, concretamente con Abd-al-Aiz ben Muza. Efectivamente, los musulmanes, cuando llegaron a la Península, y en algunos casos, firmaron pactos con algunos nobles visigodos. Se trata de un contrato mediante el cual las partes, haciéndose mutuas concesiones, es decir, abandonando un derecho a cambio de una compensación, evitan un enfrentamiento. Este tipo de pacto se denomina sulh, y aparece en el Corán en su sentido más general de «reconciliación», «concordia» o «arreglo amistoso”.
El texto se sitúa a principios del siglo VIII, concretamente en abril del año 713, por lo que se localiza en los primeros años de la conquista de España por los musulmanes, ya que la misma comenzó dos años antes, en el 711, cuando una expedición musulmana, dirigida por Tariq, llegó a la Península para ayudar a los witizanos visigodos en su enfrentamiento con los rodriguistas.
Precisamente, el que otorga el pacto, la escritura, es Abd-al-Aiz ben Muza, uno de los hijos del conquistador de España, Musa, que quedó como gobernador de Al-Andalus y que había llegado al país junto con Tariq. A quien se le concede el pacto es a Teodhomiro, posiblemente un conde visigodo gobernador de la zona, el cual, conseguido el pacto con los invasores, continuó al frente de la región y murió en edad avanzada, al parecer en el año 743.

Tipo de fuente y naturaleza de la misma.

Este documento escrito es una fuente, según su origen, directa o primaria, es decir, un documento de la misma época en que fue escrito y que no ha sufrido modificación alguna.
Según su contenido, es un texto histórico-jurídico o histórico-normativo, puesto que tiene carácter legal (carácter de ley) y establece normas.
En cuanto a quién va destinado (destinatario), es a Teodhomiro pero para que sea conocido por todos los que habitan esa zona sobre la que se habla en el pacto. En cuanto a su finalidad, tiene un carácter privado que abarca un ámbito reducido, esa zona del Levante que se cita.
Como también sabemos, es un tratado del tipo llamado sulh en el que ambas partes firmantes se hacen concesiones, es decir, abandonando un derecho a cambio de una compensación, evitando así un conflicto (en este caso, quizá, el uso de la fuerza por
parte de los invasores, los musulmanes.

Ideas importantes comentadas.

El contenido de este texto, el pacto firmado por Abd-Aziz, hijo de Musa, nos refiere, según deducimos, que esta zona levantina, la zona murciana, era independiente bajo el mando de un noble visigodo, llamado Teodomiro o Tudmir en árabe, nombre que pasó a designar, precisamente, a esa provincia musulmana. A Teodomiro le interesaría, más que defenderse luchando y la independencia de la región, conseguir para él y los suyos unas garantías políticas y religiosas. Y logró su objetivo, puesto que Abd al-Aziz pactó con el noble godo, en condiciones ventajosas para el segundo.
Establecieron un tratado del tipo llamado sulh: Teodomiro logró la paz bajo las condiciones detalladas en el texto, cuya aplicación no se extendía a todo el territorio murciano, sino solo a las siete ciudades aludidas.
Según una tradición mozárabe, Teodomiro se valió de una estratagema para lograr tantas ventajas: disfrazó de soldados a las mujeres de Orihuela. La existencia de esta leyenda indica el esfuerzo de los conquistadores para someter a los habitantes de la zona. Sea como sea, Teodomiro consiguió la perduración de su autoridad bajo el dominio de los walíes musulmanes y el respeto de su religión, aunque solo para los habitantes de las siete ciudades citadas, a cambio del pago de un tributo anual en dinero y en especie, cuya cuantía se especifica en el texto y varía según lo paguen los hombres libres o esclavos.
Tal situación privilegiada duró dos generaciones, ya que bajo el hijo de Teodomiro todo cambió a favor del poder central, no sabemos por qué motivo.

La idea o tema central importante podríamos enunciarlo así: pacto o tratado firmado entre Abd-Aziz y Teodhomiro por el que el primero concede privilegios políticos y religiosos al segundo y a los habitantes de las siete ciudades citadas a cambio del pago de un tributo anual en dinero y especies. El texto, como histórico-jurídico, tiene una estructura muy ordenada:
  • la invocación a Alá.
  • la mención de las partes que intervienen en la capitulación.
  • una enumeración de derechos políticos y religiosos por negación.
  • la zona geográfica afectada por el pacto
  • los deberes políticos también por negación, y
  • las obligaciones fiscales o tributos que tienen que pagar anualmente a cambio de esos derechos políticos y religiosos.

Tras la invocación a Alá y la mención de las dos partes que intervienen en la capitulación (ya hemos hablado sobre los dos personajes), aparecen los derechos políticos y religiosos por negación que los musulmanes conceden a Teodhomiro y los suyos:
  • que seguirán siendo, en cierta forma independientes políticamente hablando.
  • que seguirá dirigiendo su Señorío, es decir, la zona en la que gobernaba Teodhomiro.
  • que no podrán ser atacados ni hechos prisioneros ni separados.
  • que respetarán su religión la cristiana y sus lugares de culto, lo que nos habla de la gran tolerancia religiosa y respeto que los musulmanes tenían con los conquistados.
  • y que todo esto será respetado mientras que Teodhomiro sea fiel y cumpla con lo que se ha acordado con él.

A continuación se especifica la zona para la que tiene validez este pacto: afecta solo a las siete ciudades que se citan en el exto (existen dudas sobre algunas de las ciudades que se nombran, no sabiéndose a ciencia cierta a que ciudades corresponderían actualmente). Estas localidades son Orihuela, Valéntila, Alicante, Mula, Bigastro, Eyyo y Lorca.
Después, también por negación, se citan los deberes de Teodhomiro y los suyos:
  • que no acogerán a desertores ni a enemigos de los musulmanes,
  • que tampoco molestarán ni intimidarán a los que viven bajo la protección de los musulmanes, y que
  • no ocultarán noticias sobre los enemigos de los propios musulmanes.

Por último, el texto refiere qué es lo que tienen que pagar, a cambio de los derechos políticos y religiosos, Teodhomiro y los suyos a los musulmanes cada año:
  • un dinar, moneda de oro de más valor en el sistema monetario musulmán.
  • cuatro modios de trigo; el modio equivalía aproximadamente a 8,75 litros.
  • cuatro modios de cebada.
  • cuatro cántaros de arrope; el cántaro equivalía a 10,55 litros, y el arrope era el mosto de la uva que por ebullición y al evaporarse el agua se queda dulce.
  • cuatro cántaros de vinagre.
  • dos cántaros de miel, y
  • dos cántaros de aceite.
Especifica al final que el siervo, al tener una condición más humilde y pobre, soló tendrá que abonar la mitad de todo lo establecido anteriormente. Como conclusión, hay que resaltar la importancia que tiene el texto para comprender la época que estamos estudiando, llegando a una serie de conclusiones resumidas así:

  • que aunque no se conserven más documentos d este tipo, podemos decir que los nobles visigodos hicieron pactos de vasallaje con los musulmanes y siguieron disfrutando del poder.
  • que Hispania no fue conquistada por los árabes, sino que capituló, por lo que la mayoría del territorio conserva su derecho a cambio del pago del jaray (impuesto): Sevilla, Écija, Córdoba, Mérida, Lisboa, Toledo, Lérida, Pamplona, etc.
  • que esto explica la rápida ocupación del territorio por los musulmanes, y
  • que a través del texto podemos confirmar las bases económicas de la zona levantina: vino y derivados, aceite y trigo.

Notas


¹ Se suelen usar indistintamente los vocablos árabe y musulmán. Los árabes propiamente dichos son los habitantes de la Península de Arabia, su foco originario y, por extensión, se llama árabes a los que tienen esta cultura. Mientras que musulmán es un concepto religioso. De los musulmanes que invadieron España, una minoría eran árabes y la mayoría bereberes, norteafricanos musulmanes pero que no hablaban la lengua árabe.

² El número de etapas e incluso la cronología varían según consultemos uno u otro libro.

³ Los fatimíes son los descendientes de Fátima, hija única de Mahoma. Se trata de una dinastía que reinó en África del Norte y Egipto de 909 a 1171. Tenían la intención de suplantar a los abasíes de Bagdad en la dirección religiosa del Islam.

⁴ En la actualidad son los habitantes de la región francesa de Normandía, pero cuando se habla en Historia de ellos nos solemos referir a los vikingos, que se dedicaban al saqueo y pillaje de las costas europeas.

⁵ Esta palabra proviene del latín denario (moneda romana), de la que también procede el término dinero.

⁶ Dependiendo de la correlación de fuerzas, estos tributos los pagaban los cristianos a los musulmanes o viceversa.

⁷ La palabra española esclavo procede de eslavo, pues en latín se decía servus

⁸ De la palabra latina denarius deriva el dinar musulmán y el dinero castellano.


Descargar en pdf


Descagar tema en PDF:



Conceptos de selectividad relacionados con el tema




Volver a Historia de España de 2º de Bachillerato