LA CRISIS DE LA DICTADURA Y LA TRANSICIÓN DEMOCRÁTICA


Vamos a ceñirnos todo lo posible al libro de texto de la Editorial Bruño, añadiendo muchas notas a pie de página para explicar todo lo que consideremos necesario. Es interesante leer el texto de Julián Marías sobre reforma o ruptura en su libro Cinco años de España, publicado por Espasa Calpe: “Al producirse el cambio de régimen, a fines de noviembre de 1975 […]. Se dibujan dos posturas en el escenario político y social que se podrían resumir en dos palabras que hicieron fortuna y se repetían constantemente, como términos de una única alternativa: reforma o ruptura […].
Reforma quería decir reforma del régimen anterior; sus partidarios querían la continuación del régimen preexistente, el mantenimiento de la estructura social y política que España había tenido hasta aquel momento. Se daban cuenta de que, después de la muerte de Franco, su mera prolongación era imposible, y por eso consideraban inevitable reformarlo […].
El otro esquema, propuesto por otros, era el que se llamaba ruptura. Se fundaban en un supuesto totalmente erróneo, en una falsedad que olvidaba justamente esa realidad objetiva de las cosas: ese supuesto era la derrota del régimen anterior. Ahora bien, el régimen no había sido derrotado por nadie; ni siquiera había nadie acelerado su término ni en un ahora; por consiguiente, mal podía fingirse una derrota que nunca había existido. Por otra parte, la supuesta ruptura significaba empezar en cero; pero esto es una falta de respeto a la realidad: el hombre es constitutivamente heredero, empieza a un cierto nivel, a una determinada altura del tiempo; parte de la realidad en que está, y tiene que incorporarla, aunque sea para transformarla, incluso para destruirla […].
Como todos sabemos, no hubo en 1976 ni reforma ni ruptura. Hubo algo nuevo, inesperado, imprevisible. […].
España vivía un estado de ilegitimidad social […]. Pero había, ciertamente, un estado de legalidad. España era un Estado de derecho, con una legalidad vigente, leyes, códigos, tribunales […].
Había un sistema político y un organismo llamado Cortes; personalmente nunca las tuve por legítimas, pero eran legales, formaban parte de la legalidad vigente que había regulado la vida de los españoles.
Pues bien, se ha partido de esa legalidad, sin alterarla ni romperla, sin que haya habido ningún momento de dejación o abandono del poder, de anarquía, intranquilidad o desamparo […].
Se ha realizado una operación consistente en crear una legitimidad partiendo de la ilegítima legalidad vigente, haciendo que ella misma acepte y sancione su propia solución, su sustitución por otra democráticamente legítima […]”. Como ya sabéis, las fechas que hay que intentar memorizar son las que aparecen en negrita.

CONTENIDO

1.- Introducción
2.- La coyuntura económica y social durante la crisis de la dictadura
3.- La muerte de Carrero Blanco
4.- Arias Navarro y el “espíritu del 12 de febrero”. Primer gobierno de Arias.
5.- La oposición
6.- La evolución final del Gobierno de Arias Navarro
7.- La muerte del general Franco y la instauración de la monarquía
8.- El segundo Gobierno de Arias Navarro
9.- El primer Gobierno de Suárez. El desmantelamiento del régimen
10.- La negociación con la oposición. Los obstáculos a la transición
11.- Las elecciones del 15 de junio de 1977
12.- Los Pactos de la Moncloa
13.- La Constitución de 1978
_
1.- Introducción

Al morir Carrero en atentado de ETA, considerado como el principal encargado de que se llevara a cabo la “monarquía del 18 de julio”, los problemas son enormes:
- Crisis económica
- Quiebra de las instituciones franquistas tradicionales. Va siendo evidente para todos que el franquismo sin Franco es algo imposible
- Final de la vida de Franco

2.- La coyuntura económica y social durante la crisis de la dictadura

La crisis del 73 es una crisis internacional, originada por el déficit de la balanza de pagos de EEUU y los elevados precios del petróleo que impuso la OPEP en represalia por el apoyo de Occidente a Israel en la Guerra de los Seis Días. La subida del precio del crudo trajo duras consecuencias:
- Los países no productores reducen sus reservas de divisas
- Aumenta la inflación
- Disminuye la actividad industrial por la bajada de la demanda
- Aumenta el paro y el descontento obrero
En España, para desgracia de la Transición, a la crisis económica se le sumó la política con la muerte de Carrero y los últimos meses de vida de Franco. No se tomaron medidas suficientes debido a la crisis política. Tampoco se tomaron durante la primera etapa de la transición, ya muerto Franco, porque había que tomar medidas antisociales como la contención de los salarios.
Los efectos de la crisis en España fueron duros:
- Incremento del déficit de la balanza comercial, al aumentar el precio del crudo
- Estancamiento del turismo y reducción de las remesas de los emigrantes, muchos de los cuales regresan y contribuyen al aumento del paro[[#_ftn1|[1]]]
- Disminución de las inversiones y aumento del paro
- Elevación del déficit público para hacer frente a prestaciones sociales de desempleo. No se hizo una reforma fiscal que paliase el problema
- Subida de la inflación, superior al 20%






3.- La muerte de Carrero Blanco

En diciembre del 73 ETA asesina a Carrero Blanco (“Operación Ogro”). Le sucede interinamente el vicepresidente del Gobierno, Torcuato Fernández Miranda.

4.- Arias Navarro y el “espíritu del 12 de febrero”. Primer Gobierno de Arias (29 de diciembre de 1973 a 11 de diciembre de 1975)

En enero del 74, Franco designa a Arias Navarro presidente del gobierno. Presenta su programa de gobierno el 12 de febrero y anuncia algunas medidas liberalizadoras, entre las que destaca la creación de un Estatuto de Asociaciones Políticas. A esta tímida apertura se le llamó el espíritu del 12 de febrero.[[#_ftn2|[2]]]
A pesar de esta aparente liberalización, el gobierno ajusticia en marzo del 74 al anarquista Puig Antich y pretende expulsar de España al obispo de Bilbao, monseñor Añoveros, crítico con el régimen.
La “revolución de los claveles” del 25 de abril del 74 en Portugal llena de esperanzas a los demócratas españoles. El 28 de ese mes se produce el “gironazo”: el ministro ultra Girón publica en Arriba un artículo contra todo intento aperturista.
En julio del 74 Franco está enfermo y cede interinamente la Jefatura del Estado a Juan Carlos. En otoño tiene lugar el asesinato de la Calle Correo de Madrid por parte de ETA, en la que mueren once personas. La presión ultra obliga a Franco a destituir al ministro de Información, Pío Cabanillas. Dimiten Francisco Fernández Ordóñez en el INI y el ministro de Trabajo Licinio de la Fuente, que quiso legalizar la huelga y no pudo.

S 5.- La oposición (añadir un resumen a la pregunta sobre la oposición al franquismo)

Citaremos los principales grupos de oposición al régimen en estos momentos:
- Los líderes de CCOO son juzgados en el “proceso 1001” y encarcelados
- Los estudiantes universitarios tienen movilizaciones constantes
- ETA continúa con el terrorismo, lo que le hace perder apoyos de una parte de la oposición. Son también grupos terroristas: El Frente Revolucionario Antifascista Patriótico (FRAP) y los Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre (GRAPO)
- En julio del 74 se funda en París la Junta Democrática de España, auspiciada por el PCE, y en la que también hay personalidades a título individual, el Partido Socialista Popular (PSP) de Tierno Galván, el Partido Carlista de Carlos Hugo de Borbón Parma[[#_ftn3|[3]]] y – sorpresa, por sus malas relaciones con el PCE- el Partido del Trabajo de España (PTE).
- El PSOE, tras el congreso de Suresnes (Francia), de octubre del 74, eligió como secretario general a Felipe González frente al exiliado Rodolfo Llopis.[[#_ftn4|[4]]] Para contrarrestar la influencia del PCE auspicia la formación de la Plataforma de Convergencia Democrática en octubre del 75. Están en este organismo, además del PSOE: los democristianos de Ruiz Giménez, el PNV, la Organización Revolucionaria de Trabajadores (ORT) y el Movimiento Comunista de España (MCE).
- Una pequeñísima parte de los oficiales crea la Unión Militar Democrática, influenciados por los sucesos de Portugal. Son detenidos sus principales cabecillas: Otero, Busquet...

6.- La evolución final del Gobierno de Arias Navarro

6.1.- Respuesta a la movilización opositora

La respuesta del régimen al descontento contra él es la represión pura y dura. Son fusilados en septiembre del 75 cinco miembros de ETA y FRAP, a pesar de la protesta internacional y de la intermediación del Papa Pablo VI.

6.2.- La Marcha Verde y el abandono del Sahara

El rey de Marruecos Hassan II, aprovechando la enfermedad terminal de Franco y la debilidad del régimen, amenaza con ocupar el Sahara Occidental español. Se trata de la Marcha Verde. Miles de civiles marroquíes se acercan a la frontera, que Franco ordena minar. La tensión es máxima.
El agravamiento de la salud de Franco hace que Juan Carlos vuelva a asumir la Jefatura del Estado. Don Juan Carlos decide no iniciar una guerra con Marruecos en unos momentos tan graves para España. Se firma el acuerdo tripartito entre Marruecos, Mauritania y España que suponen un reparto del territorio entre los dos países magrebíes. Poco después, España abandona definitivamente el territorio saharaui.[[#_ftn5|[5]]]

S 7.- La muerte del general Franco y la instauración de la monarquía

El 20 de noviembre de 1975 muere Franco después de una larga agonía. Dos días después, don Juan Carlos jura como rey de España ante las Cortes franquistas. El rey anuncia en su discurso su deseo de una monarquía integradora, para todos los españoles.[[#_ftn6|[6]]] Dijo el rey: Quiero ser el rey de todos los españoles. En estas mismas ideas abundó el cardenal Tarancón en la misa de los Jerónimos.
Los poderes del rey son enormes: jefe del ejército, del Movimiento, capacidad para sancionar decretos-leyes, para convocar un referéndum, nombramiento y cese de los presidentes de Gobierno. El rey va a usar estos poderes para traer la democracia, por lo que fue llamado “motor del cambio”:
- Promulgación de un indulto parcial de presos políticos
- Nombramiento como presidente de las Cortes de Torcuato Fernández Miranda, hecho clave para la transformación del régimen desde dentro.[[#_ftn7|[7]]]
- Confirmación de Arias Navarro como presidente de Gobierno.[[#_ftn8|[8]]]

8.- El segundo Gobierno de Arias Navarro (11 de diciembre de 1975 a 7 de julio de 1976)

En este gobierno aparecen hombres reformistas y otros de la “generación del príncipe”. Se aprueba el Proyecto de Asociaciones Políticas.
Tres grandes problemas de este gobierno: se debate entre la fidelidad al franquismo y la necesidad de reformas, problemas de orden público y problemas económicos.
Las movilizaciones obreras son enormes. Las elecciones sindicales dan el triunfo a CCOO.
En marzo del 76 tienen lugar los sucesos de Vitoria: durante una huelga general mueren cinco obreros. En mayo se producen los sucesos de Montejurra (Navarra), enfrentándose dos ramas del carlismo, siendo asesinados dos jóvenes.
La Junta Democrática y la Plataforma de Convergencia Democrática se unen en un solo organismo: Coordinación Democrática. El gobierno autoriza el congreso de UGT y recibe la protesta de muchos procuradores.
Don Juan Carlos acepta la dimisión de Arias el 1 de julio de 1976.[[#_ftn9|[9]]]
El rey nombra presidente del gobierno a Adolfo Suárez, en principio poco recomendable porque fue Ministro del Movimiento.

9.- El primer Gobierno de Suárez. El desmantelamiento del régimen (7 de julio de 1976 a 4 de julio de 1977)

El nombramiento de Suárez fue una sorpresa, pero también sorprendió a todos los que no lo conocían sus primeras medidas. Anuncia la instauración de la soberanía popular, la convocatoria de elecciones libres y la amnistía de los presos políticos. Volvieron a sus puestos los catedráticos represaliados.
Se produjo la modificación del código penal para permitir la existencia de partidos políticos, aunque se redacta de tal manera que no permite la legalización del PCE.
Se proclama la libertad sindical y ello provoca la dimisión del vicepresidente del Gobierno, el teniente general De Santiago, sustituido por el teniente general Gutiérrez Mellado, hombre clave para hacer la reforma del ejército y procurar apagar los deseos golpistas de una parte de militares.
La derecha se va organizando en partidos políticos. Fraga crea Alianza Popular, partido de los nostálgicos del franquismo, aunque había gente más a la derecha. El centro derecha se constituye en torno a varios partidos que se integrarán en la Unión de Centro Democrático (UCD) liderada por Suárez.[[#_ftn10|[10]]]
El 18 de noviembre de 1976 las Cortes franquistas aprobaron la Ley para la Reforma Política, que habla en su artículo 1 de la necesidad de la democracia y de un Congreso y un Senado elegidos por sufragio universal, aunque la Corona se reservó para la primera legislatura democrática el nombramiento de cuarenta senadores. Las Cortes franquistas se hicieron el “harakiri” (Suicidio cortándose el vientre, practicado en el Japón por los nobles en caso de desgracia. Enciclopedia Microsoft® Encarta® 2002. © 1993-2001 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.)[[#_ftn11|[11]]] Esta ley fue también aprobada por el Consejo Nacional del Movimiento.[[#_ftn12|[12]]]
El 15 de diciembre de 1976 se celebró un referéndum que aprobó la Ley para la Reforma Política. La oposición llamó a la abstención en este referéndum, cosa que hicieron el 22% de los españoles.[[#_ftn13|[13]]] Los noes (el búnker) alcanzaron sólo un 2%. El 94% de los que votaron lo hicieron afirmativamente. El franquismo está prácticamente desaparecido.

10.- La negociación con la oposición. Los obstáculos a la transición

La Platajunta y los diversos movimientos unitarios de Galicia, Cataluña, Baleares, Canarias y País Valenciano se unen en torno a la Plataforma de Organismos Democráticos.
Una negociación supone una serie de renuncias por ambas partes. La oposición renuncia a un referéndum sobre la forma de Estado[[#_ftn14|[14]]] y a la exigencia de un gobierno provisional.[[#_ftn15|[15]]] A cambio de estas renuncias exigía la desaparición del Movimiento, la negociación de la ley electoral y la legalización de todos los partidos.
EL PCE, que teme verse excluido de las elecciones, fuerza la situación: Santiago Carrillo se presenta en Madrid proveniente del exilio y es encarcelado y liberado pronto.
El terrorismo se agudiza:
- Diciembre del 76: Secuestro por los GRAPO de José María de Oriol y Urquijo, hombre del búnker.
- Enero del 77: Muerte de varios manifestantes que reclaman amnistía
Asesinato de cinco abogados laboralistas ligados al PCE en la calle Atocha de Madrid a manos de la ultraderecha. En el entierro, el PCE demostró su capacidad de convocatoria (más de 200.000 personas fueron al entierro) y su organización (su servicio de orden impidió todo altercado).
- Secuestro del teniente general Villaescusa, en un intento de que el ejército dé un golpe de Estado[[#_ftn16|[16]]]
En febrero del 77 se legaliza a la mayoría de los partidos, excepto al PCE, que es por fin legalizado el “Sábado Santo Rojo”, vacaciones en el ejército.[[#_ftn17|[17]]] Esta legalización provoca la dimisión del ministro de Marina.[[#_ftn18|[18]]] El PCE acepta la bandera monárquica.
Se legalizan los sindicatos, se reconoce el derecho de huelga y se elimina la Secretaría General del Movimiento.
Vuelven los exiliados. El conde de Barcelona, Don Juan, renuncia a favor de su hijo Juan Carlos.

11.- Las elecciones del 15 de junio de 1977

Se presentan a estas elecciones:
- Alianza Popular (AP), partido de Fraga, formado por antiguos procuradores y ministros de Franco, Arias incluido. No es partidario de una constitución sino de la reforma de las leyes fundamentales franquistas.
- Unión de Centro Democrático (UCD), del que ya hemos hablado. Liderado por Suárez. 1/3 de sus diputados era del OPUS y 25 habían sido procuradores.
- PSOE, más radical en algunos aspectos que el PCE (tardó más tiempo en aceptar la bandera monárquica), liderado por Felipe González.
- Partido Socialista Popular (PSP), del profesor Tierno Galván, con escasos militantes y formado por intelectuales.
- PCE, de Santiago Carrillo, que se ha moderado en sus planteamientos, aunque sus máximos dirigentes son gentes que vivieron durante la Guerra Civil.
- Izquierda Democrática (ID) de Ruiz Jiménez, democristiano, antiguo ministro de Franco.
- Plataforma Democrática de Cataluña, con Jordi Pujol y Miquel Roca
- Partido Nacionalista Vasco (PNV), con Carlos Garaikoetxea y Xavier Arzallus.
En las elecciones del 15 de junio de 1977, en las que participó el 80% del electorado, el voto quedó concentrado en UCD y PSOE (centro derecha y centro izquierda). Ganó UCD, aunque no por mayoría, lo que determinó la negociación y el consenso para sacar adelante las leyes y la Constitución del 78. Este es un rasgo básico de la Transición: el consenso.
Medidas de este gobierno -Segundo Gobierno de Suárez- (4 de julio de 1977 a 5 de abril de 1979) en política interior:
- Elaboración consensuada de una constitución. En realidad, esta tarea no es del gobierno sino de las Cortes.
- Medidas económicas como la devaluación de la peseta para favorecer las exportaciones
- Trato de favor a los nacionalistas:
o Concesión de la preautonomía a Cataluña y País Vasco
o Posteriormente, a todas las regiones españolas, con gran enfado de vascos y catalanes, que de este modo dejaban de ser distintos. En una reunión, Suárez pronunció la frase de “Café para todos”, indicando que se daría la autonomía a todas las regiones españolas. Esto se hizo para intentar desvirtuar las autonomías catalana y vasca, pero no se consiguió porque ambas comunidades han exigido hasta la fecha cada vez más competencias, amparadas o no por sus respectivos estatutos de autonomía.
- Amplia amnistía para los presos de ETA, aunque siguieron con el terrorismo, lo cual es un elemento constante de inestabilidad. El búnker instaba constantemente al ejército a que diese un golpe de Estado, cosa que este no hacía por fidelidad al rey, al que Franco había pedido que obedecieran.
En política exterior: inicio de los contactos para el ingreso de España en la Comunidad Económica Europea[[#_ftn19|[19]]]

12.- Los Pactos de la Moncloa (1977)

La crisis económica era enorme, como en todo el mundo occidental, pero en otros países se tomaron unas medias que no se atrevían a tomar en España porque algunas eran antipopulares.
Los Pactos de la Moncloa, llamados así porque se firmaron en la sede del Presidente del Gobierno, el Palacio de la Moncloa, son fruto del consenso entre partidos, sindicatos y patronal para realizar los cambios económicos necesarios para intentar salir de la crisis o paliar sus aspectos más negativos.
Como principales medidas se pueden citar:
- Actuaciones presupuestarias. Se limita el crecimiento del presupuesto del Estado y se estudia incrementar el subsidio de desempleo.
- Rentas. La subida de salarios se hará en función de la inflación prevista para el siguiente año.
- Reforma fiscal. Progresividad[[#_ftn20|[20]]] en los impuestos y descentralización.[[#_ftn21|[21]]]
- Reforma educativa. Se aumentan los puestos educativos públicos.[[#_ftn22|[22]]]
- Energía. Compromiso para crear un Plan Energético Nacional y medidas de ahorro de energía. Se crea el Consejo de Seguridad Nuclear.
- Empresa Pública. Compromiso de elaborar un estatuto de empresa pública. Se habla de intentar equilibrar las diferencias económicas regionales.
Los efectos de estos pactos, que no llegan a cumplirse en su totalidad, son variados: desciende la inflación, aumentan las reservas de divisas, se incrementan los beneficios empresariales. Pero no se corrige el paro (8% de la población activa)

TS 13.- La Constitución de 1978

La tarea fundamental de las Cortes surgidas de las elecciones del 15 de Junio de 1977 es elaborar una Constitución consensuada. Tenía que consensuarse porque ningún partido alcanzó la mayoría absoluta y porque no se quería caer en el error de constituciones anteriores, que eran constituciones de partido, que no permitían gobernar cómodamente a la derecha y a la izquierda. Se formó una ponencia constitucional formada por siete políticos representantes de los distintos partidos excepto el PNV (los “padres” de la Constitución, “Los Siete Magníficos”, en alusión al título de una película).
La Constitución fue aprobada por el Congreso y el Senado y por el pueblo español en referéndum el 6 de diciembre de 1978. En el País Vasco, la abstención más el “no” superó el 50%.
Las principales características de la Constitución del 78 son las siguientes:
- Declaración de derechos amplia, incluida la abolición de la pena de muerte.
- Relaciones Iglesia-Estado. No hay religión oficial, aunque el Estado se compromete a cooperar con la Iglesia católica. Se garantiza la libertad de enseñanza, lo que en la práctica supone la financiación de los centros religiosos con fondos públicos.
- Forma de Estado. Monarquía parlamentaria, siendo las funciones del rey representativas (la máxima representación del Estado) y nominales (jefatura suprema de las fuerzas armadas). Los actos del rey tienen que estar refrendados por el Gobierno y es inviolable e irresponsable de sus actos.
- Sistema de representación. Cortes bicamerales elegidas por sufragio universal entre los mayores de 18 años, compuestas por el Congreso de los Diputados (con un mínimo de 300 y un máximo de 400 miembros) y un Senado que representa a las diversas Comunidades Autónomas. El pueblo puede dar su opinión directamente a través del referéndum no vinculante[[#_ftn23|[23]]] y la iniciativa legislativa popular.[[#_ftn24|[24]]]
- Poder ejecutivo. El Presidente del Gobierno es propuesto al Congreso de los Diputados por el rey.[[#_ftn25|[25]]]
- Poder judicial. Tribunales independientes del poder legislativo y ejecutivo. Tribunal Constitucional para determinar si una determinada ley o actuación política se ajusta o no a la Constitución.
- Organización territorial del Estado. España no se puede desunir, pero se reconoce el derecho de autonomía de nacionalidades y regiones.[[#_ftn26|[26]]]El famoso título VIII, principal motivo de discordia con los vascos, establece un Estado organizado en municipios, provincias y comunidades autónomas.
(Fuera de este tema). Después del segundo gobierno de Suárez vienen:
- Tercer Gobierno de Suárez (minoría mayoritaria): 5 de abril de 1979 a 25 de febrero de 1981
- Leopoldo Calvo Sotelo, por dimisión de Suárez: 25 de febrero de 1981 a 2 de diciembre de 1982
- Primer Gobierno de Felipe González(mayoría absoluta): 2 de diciembre de 1982 a 23 de julio de 1986
- Segundo Gobierno de González (mayoría absoluta): 25 de julio de 1986 a 6 de diciembre de 1989
- Tercer Gobierno de González (mayoría absoluta): 6 de diciembre de 1989 a 13 de julio de 1993
- Cuarto Gobierno de González (minoría mayoritaria): 13 de julio de 1993 a 3 de mayo de 1996
- Primer Gobierno de Aznar (minoría mayoritaria): 4 de mayo de 1996 a 27 de abril de 2000
- Segundo Gobierno de Aznar (mayoría absoluta): desde el 27 de abril del 2000 al 14 de marzo de 2004
- Primer Gobierno de Zapatero (minoría mayoritaria): desde el 14 de marzo del 2004

DOCUMENTO 16

CONSTITUCIÓN DE 1978

PREÁMBULO

La Nación española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de:
Garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las leyes conforme a un orden económico y socia justo.
Consolidar un Estado de Derecho que asegure el imperio de la ley como expresión de la voluntad popular. Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones.
Promover el progreso de la cultura y de la economía para asegurar a todos una digna calidad de vida.
Establecer una sociedad democrática avanzada, y
Colaborar en el fortalecimiento de unas relaciones pacíficas y de eficaz cooperación entre todos los pueblos de la Tierra.
En consecuencia, las Cortes aprueban y el pueblo español ratifica la siguiente

CONSTITUCIÓN
TITULO PRELIMINAR

España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.
La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado.
La forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria.
Artículo 1
La Soberanía reside en el pueblo
La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas. Artículo 2
Unidad de la Nación y derecho a la autonomía

El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla.
Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos.
La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección. Artículo 3
El castellano y las demás lenguas españolas

La bandera de España está formada por tres franjas horizontales, roja, amarilla y roja, siendo la amarilla de doble anchura que cada una de las rojas.
Los Estatutos podrán reconocer banderas y enseñas propias de las Comunidades Autónomas. Estas se utilizarán junto a la bandera de España en sus edificios públicos y en sus actos oficiales. Artículo 4
La bandera de España y las de la Comunidades Autónomas(...)

TÍTULO I

De los derechos y deberes fundamentales

La dignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes, y el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la ley y a los derechos de los demás son fundamento del orden político y de la paz social.
Las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades que la Constitución reconoce, se interpretarán de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos y los tratados y acuerdos internacionales sobre las mismas materias ratificados por España. Artículo 10
Derechos a la persona (...)

CAPÍTULO SEGUNDO
Derechos y libertades

Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social. Artículo 14
Igualdad ante la ley
SECCIÓN 1ª
De los derechos fundamentales y de las libertades públicas

Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso, puedan ser sometidos a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes. Queda abolida la pena de muerte, salvo lo que puedan disponer las leyes penales militares para tiempos de guerra.
Artículo 15
Derecho a la vida

Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley.
Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias.
Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones.
Artículo 16
Libertad ideológica y religiosa
Toda persona tiene derecho a la libertad y a la seguridad. Nadie puede se privado de su libertad, sino con la observancia de lo establecido en este artículo y en los casos y en la forma previstos en la ley.
La detención preventiva no podrá durar más del tiempo estrictamente necesario para la realización de las averiguaciones tendentes al esclarecimiento de los hechos, y, en todo caso, en el plazo máximo de setenta y dos horas, el detenido deberá ser puesto en libertad o a disposición de la autoridad judicial.
Toda persona detenida debe ser informada de forma inmediata, y de modo que le sea comprensible, de sus derechos y de las razones de su detención, no pudiendo ser obligada a declarar. Se garantiza la asistencia de abogado al detenido en las diligencias policiales y judiciales, en los términos que la ley establezca.
La ley regulará un procedimiento de «habeas corpus» para producir la inmediata puesta a disposición judicial de toda persona detenida ilegalmente. Asimismo, por ley se determinará el plazo máximo de duración de la prisión provisional. Artículo 17
Derecho a la libertad personal
Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.
El domicilio es inviolable. Ninguna entrada o registro podrá hacerse en él sin consentimiento del titular o resolución judicial, salvo en caso de flagrante delito.
Se garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial.
La ley limitará el uso de la informática para garantizar el honor y la intimidad personal y familiar de los ciudadanos y el pleno ejercicio de sus derechos.
Artículo 18
Derecho a la intimidad Inviolabilidad de domicilio. Los españoles tienen derecho a elegir libremente su residencia y a circular por el territorio nacional.
Asimismo, tienen derecho a entrar y salir libremente de España en los términos que la ley establezca. Este derecho no podrá ser limitado por motivos políticos o ideológicos. Artículo 19
Libertad de residencia y circulación
Se reconocen y protegen los derechos:
A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabras, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.
A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica.
A la libertad de cátedra.
A comunicar, o recibir; libremente Información veraz por cualquier medio de difusión. La ley regulará el derecho a la cláusula de conciencia y al secreto profesional en el ejercicio de estas libertades.
El ejercicio de estos derechos no puede restringiese mediante ningún tipo de censura previa.
La ley regulará la organización y el control parlamentario de los medios de comunicación social dependientes del Estado o de cualquier ente público y garantizará el acceso a dichos medios de los grupos sociales y políticos significativos, respetando el pluralismo de la sociedad y de las diversas lenguas de España.
Estas libertades tienen su limite en el respeto a los derechos reconocidos en este Título, en los preceptos de las leyes que lo desarrollan y, especialmente, en el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen y a la protección de la juventud y de la infancia.
Sólo podrá acordarse el secuestro de publicaciones, grabaciones y otros medios de información en virtud de resolución judicial.
Artículo 20
Libertad de expresión
Se reconoce el derecho de reunión pacifica y sin armas. El ejercicio de este derecho no necesitará autorización previa.
En los casos de reuniones en lugares de tránsito público y manifestaciones se dará comunicación previa a la autoridad, que sólo podrá prohibirla cuando existan razones fundadas de alteración del orden público, con peligro para personas o bienes. Artículo 21
Derecho de reunión
Se reconoce el derecho de asociación.
Las asociaciones que persigan fines o utilicen medios tipificados corno delito son ilegales.
Las asociaciones constituidas al amparo de este artículo deberán inscribirse en un registro a los solos efectos de publicidad.
Las asociaciones sólo podrán ser disueltas o suspendidas en sus actividades en virtud de resolución judicial motivada.
Se prohíben las asociaciones secretas y las de carácter paramilitar.
Artículo 22
Derecho de Asociación
Los ciudadanos tienen el derecho a participar en los asuntos públicos, directamente o por medio de representantes, libremente elegidos en elecciones periódicas por sufragio universal.
Asimismo, tienen derecho a acceder en condiciones de igualdad a las funciones y cargos públicos, con los requisitos que señalen las leyes. Artículo 23
Derecho de participación
Todas las personas tienen derecho a obtener la tutela efectiva de los jueces y tribunales en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos, sin que, en ningún caso, pueda producirse indefensión.
Asimismo, todos tienen derecho al Juez ordinario predeterminado por la ley, a la defensa y a la asistencia de letrado, a ser informados de la acusación formulada contra ellos, a un proceso público sin dilaciones indebidas y con todas las garantías, a utilizar los medios de prueba pertinentes para su defensa, a no declarar contra sí mismos, a no confesarse culpables y a la presunción de inocencia.
La ley regulará los casos en que, por razón de parentesco o de secreto profesional, no se estará obligado a declarar sobre hechos presuntamente delictivos. Artículo 24
Protección judicial de los derechos
Nadie puede ser condenado o sancionado por acciones u omisiones que en el momento de producirse no constituyan delito, falta o infracción administrativa, según la legislación vigente en aquel momento.
Las penas privativas de libertad y las medidas de seguridad estarán orientadas hacia la reducción y reinserción social y no podrán consistir en trabajos forzados. El condenado a pena de prisión que estuviera cumpliendo la misma gozará de los derechos fundamentales de este Capítulo, a excepción de los que se vean expresamente limitados por el contenido del fallo condenatorio, el sentido de la pena y la ley penitenciaria. En todo caso, tendrá derecho a un trabajo remunerado y a los beneficios correspondientes de la Seguridad Social, así como al acceso a la cultura y al desarrollo integral de su personalidad.
La Administración civil no podrá imponer sanciones que, directa o subsidiariamente, impliquen privación de libertad. Artículo 25
Principio de legalidad penal

Trabajo remunerado para los reclusos
Se prohíben los Tribunales de Honor en el ámbito de la Administración civil y de las organizaciones profesionales.
Artículo 26
Prohibición de los Tribunales de Honor
Todos tienen el derecho a la educación. Se reconoce la libertad de enseñanza.
La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales.
Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.
La enseñanza básica es obligatoria y gratuita.
Los poderes públicos garantizan el derecho de todos a la educación, mediante una programación general de la enseñanza, con participación efectiva de todos los sectores afectados y la creación de centros docentes.
Se reconoce a las personas físicas y jurídicas la libertad de creación de centros docentes, dentro del respeto a los principios constitucionales.
Los profesores, los padres y, en su caso, los alumnos intervendrán en el control y gestión de todos los centros sostenidos por la Administración con fondos públicos, en los términos que la ley establezca.
Los poderes públicos inspeccionarán y homologarán el sistema educativo para garantizar el cumplimiento de las leyes.
Los poderes públicos ayudarán a los centros docentes que reúnan los requisitos que la ley establezca.
Se reconoce la autonomía de las Universidades, en los términos que la ley establezca. Artículo 27
Libertad de enseñanza
Todos tienen derecho a sindicarse libremente. La ley podrá limitar o exceptuar el ejercicio de este derecho a las Fuerzas o Institutos o a los demás Cuerpos sometidos a disciplina militar y regulará las peculiaridades de su ejercicio para los funcionarios públicos. La libertad sindical comprende el derecho a fundar sindicatos y afiliarse al de su elección, así como el derecho de los sindicatos a formar confederaciones y a fundar organizaciones sindicales internacionales o afiliarse a las mismas. Nadie podrá ser obligado a afiliarse a un sindicato.
Se reconoce el derecho a la huelga de los trabajadores para la defensa de sus intereses. La ley que regule el ejercicio de este derecho establecerá las garantías precisas para asegurar el mantenimiento de los servicios esenciales de la comunidad. Artículo 28
Libertad de sindicación

Derecho a la huelga
Todos los españoles tendrán el derecho de petición individual y colectiva, por escrito, en la forma y con los efectos que determine la ley.
Los miembros de las Fuerzas o Institutos armados o de los Cuerpos sometidos a disciplina militar podrán ejercer este derecho sólo individualmente y con arreglo a lo dispuesto en su legislación especifica. Artículo 29.
Derecho de petición(...)

TÍTULO II
De la Corona

El Rey es el Jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia, arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones, asume la más alta representación del Estado Español en las relaciones internacionales, especialmente con las naciones de su comunidad histórica, y ejerce las funciones que le atribuyen expresamente la Constitución y las leyes.
Su título es el de Rey de España y podrá utilizar los demás que correspondan a la Corona.
La persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad. Sus actos estarán siempre refrendados en la forma establecida en el artículo 64, careciendo de validez sin dicho refrendo, salvo lo dispuesto en el articulo 65, 2. Artículo 56
El Rey
La Corona de España es hereditaria en los sucesores de S. M. Don Juan Carlos I de Borbón, legitimo heredero de la dinastía histórica. La sucesión en el trono seguirá el orden regular de primogenitura y representación, siendo preferida siempre la línea anterior a las posteriores; en la misma línea, el grado más próximo al más remoto; en el mismo grado, el varón a la mujer, y en el mismo sexo, la persona de más edad a la de menos.
El Príncipe heredero, desde su nacimiento o desde que se produzca el hecho que origine el llamamiento, tendrá la dignidad de Príncipe de Asturias y los demás títulos vinculados tradicionalmente al sucesor de la Corona de España.
Extinguidas todas las líneas llamadas en Derecho, las Cortes Generales proveerán a la sucesión en la Corona en la forma que más convenga a los intereses de España. Artículo 57
Sucesión a la Corona


[[#_ftnref1|[1]]] Recuérdese que turismo y emigración eran dos importantes fuentes de divisas.
[[#_ftnref2|[2]]] Estas asociaciones tenían que ser fieles a los Principios Fundamentales del Movimiento, o sea: tenían que aceptar el régimen. Los grandes grupos de oposición (PSOE; PCE; PNV, catalanes) estaban excluidos y seguían siendo perseguidos.
[[#_ftnref3|[3]]] Curioso grupo carlista, partidario de la democracia. El carlismo estaba dividido y se van a enfrentar en la montaña navarra de Montejurra en 1976.
[[#_ftnref4|[4]]] Adolfo Llopis representaba a los exiliados del PSOE, a los que los del interior achacaban un desconocimiento de la realidad española. Los de Llopis, derrotados en el Congreso de Suresnes, formaron el Partido Socialista Obrero Español (h), cuya h quería decir histórico. Tuvieron una disputa legal por las siglas del PSOE.
[[#_ftnref5|[5]]] Los saharauis han reprochado a España esta cesión a Marruecos. La ONU ha obligado en una resolución a Marruecos a que se celebre un referéndum en el Sahara para que decidan sobre su futuro: anexión a Marruecos o independencia. Marruecos quiere usar el censo actual, en el que hay muchísimos colonos marroquíes, mientras que loa marroquíes deseaban utilizar el último censo español, en el que aparecían los saharauis de nacimiento. La verdad es que Marruecos celebrará el referéndum cuando los sondeos le sean favorables, si es que lo celebra. Pasados unos años, Mauritania dejó su parte del Sahara en 1979, y esta parte fue ocupada por Marruecos. Argelia, que no entró en el reparto, apoyó al Frente Polisario, grupo guerrillero que tienen sus bases en Argelia y que desea un Sahara independiente. En la actualidad, los saharauis no dominados por Marruecos subsisten como pueden gracias a la ayuda internacional.
[[#_ftnref6|[6]]] A pesar de este discurso, la oposición no lo creía. Se pensaba que con don Juan Carlos, que había jurado los Principios del Movimiento, iba a continuar la dictadura. Véase a este respecto el artículo de Santiago Carrillo en El País. Sin embargo, la actuación del rey fue una grata sorpresa para los que deseaban la democracia.
[[#_ftnref7|[7]]] La tarea que deseaban hacer los partidarios de la reforma política era en principio de una gran complejidad. Se trataba de ir “desde la legalidad a la legalidad”; es decir, de ir hacia la democracia sin ruptura -como pedía la oposición- sino respetando la legalidad franquista. Fueron las propias cortes franquistas las que aprobaron todas las leyes reformistas, incluida su propia disolución.
[[#_ftnref8|[8]]] Si bien el discurso de la Corona y las medidas anteriores tenían un claro matiz reformista, el mantenimiento en su puesto de Arias Navarro fue un jarro de agua fría para las aspiraciones democráticas. La oposición seguía sin fiarse del rey. La razón por la que don Juan Carlos mantuvo en su puesto a Arias fue que no quería enfadar demasiado al búnker. Como se verá más adelante, Arias Navarro era un freno para las aspiraciones democráticas del rey y lo hará dimitir más adelante.
[[#_ftnref9|[9]]] El rey, en una visita a EEUU dijo off the records (no en declaraciones oficiales a los periodistas, sino a micrófono cerrado): Mi primer ministro es un desastre.
[[#_ftnref10|[10]]] Esta agrupación de partidos era un conglomerado de gente de muy diversa índole que terminó por desintegrarse varios años después debido a sus disensiones internas, puesto que en él estaban conservadores, democristianos, liberales y socialdemócratas.
[[#_ftnref11|[11]]] Antes de que se produjeran las votaciones en las Cortes, hubo una serie de personalidades afines a Adolfo Suárez que trabajó para convencer a los procuradores. A un grupo de procuradores a los que se suponía hostiles a la reforma se les envió con sus esposas a una reunión a un país sudamericano a gastos pagados para que no estuvieran presentes en el momento de la votación.
[[#_ftnref12|[12]]] Se ve claramente lo que hemos dicho antes: no se quería romper la legalidad vigente.
[[#_ftnref13|[13]]] Renuncia de los electores al ejercicio del derecho de sufragio, o de un miembro de la asamblea deliberante a votar (esta sería la abstención activa) ~ técnica, la producida por motivos ajenos a la voluntad del votante, como enfermedad, malas comunicaciones, errores en el censo, etc. Enciclopedia Microsoft® Encarta® 2002. © 1993-2001 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.
Es difícil en todas las elecciones saber quienes se abstienen activamente y quienes lo hacen por motivos técnicos.
[[#_ftnref14|[14]]] La oposición quería que se hiciera un referéndum sobre monarquía o república, pero comprendió que el dilema no estaba entre república o monarquía sino entre dictadura o democracia. ¿Qué más daba una monarquía si era una monarquía parlamentaria? A la izquierda la monarquía, y sobre todo la monarquía borbónica de Alfonso XIII, le traía malos recuerdos, pero don Juan Carlos estaba dando sobradas pruebas de pedigrí democrático, a pesar de haber sido impuesto por Franco. De nuevo os remito al artículo citado de Santiago Carrillo.
[[#_ftnref15|[15]]] Se pedía un gobierno neutro políticamente para preparar las elecciones a Cortes.
[[#_ftnref16|[16]]] El levantamiento del ejército lo quería la extrema derecha (el búnker), para que restaurara el franquismo sin Franco, y una parte de la extrema izquierda, que veía en la rebelión del ejército -al que provocaba con su terrorismo- una posibilidad de que el pueblo se rebelara. La verdad es que el pueblo no se rebeló el 23 de Febrero de 1981, cuando Tejero ocupó el Congreso.
[[#_ftnref17|[17]]] Suárez había tenido una reunión con los militares y éstos salieron convencidos de que el PCE no iba a ser legalizado, con lo que quedaron más o menos tranquilos. Pero parece ser que lo que en realidad les dijo Adolfo Suárez es que con los estatutos que el PCE tenía no iba a ser legalizado. Lo que ocurrió es que el PCE cambió sus estatutos.
[[#_ftnref18|[18]]] El PCE era una verdadera “bestia negra” para los militares.
[[#_ftnref19|[19]]] Hoy se llama Unión Europea (UE)
[[#_ftnref20|[20]]] El que más gana paga más porque se establecen tramos en la declaración de la renta, pagando un porcentaje mayor a medida que se sube en el tramo.
[[#_ftnref21|[21]]] Esta descentralización supone que se aumenta la capacidad recaudatoria de los Ayuntamientos para que puedan ofrecer mejores servicios a sus ciudadanos.
[[#_ftnref22|[22]]] Aunque continúa la ley del 1970, que no se toca. Se añadió durante unos años el estudio de la Constitución española en 3º de BUP.
[[#_ftnref23|[23]]] Es decir, que el gobierno no se compromete a hacer lo que el pueblo apruebe en referéndum, si bien esto tendría un enorme coste político.
[[#_ftnref24|[24]]] Consiste esto en que si se logra un número determinado de firmas de los ciudadanos, el Parlamento se compromete a discutir una determinada ley.
[[#_ftnref25|[25]]] Que, lógicamente, propone al candidato más votado en las elecciones
[[#_ftnref26|[26]]] Se discutía mucho por cualquier término. Las llamadas “comunidades históricas”, fundamentalmente Cataluña y País Vasco, aunque los vascos no participaron en la redacción de la Constitución, se oponían a que todos los territorios de España se llamasen de la misma manera, porque en ese caso perdían parte de su identidad