[Temas de Historia]

icono-his-mini.pngLA CRISIS DE LA BAJA EDAD MEDIA


La Baja Edad Media comprende los siglos XIII a XV En el siglo XIV se produce una profunda crisis-fenómeno general a toda Europa- debida fundamentalmente a la Peste Negra de 1348. Otros hablan de un desequilibrio entre efectivos demográficos y producción de alimentos. Habría sido necesario un avance de las fuerzas productivas, cosa que no ocurrió, por lo que el hambre subsiguiente favoreció el desarrollo de la peste. Esta epidemia redujo de manera considerable la población y tuvo como consecuencias:
  • un retroceso productivo por reducción de la mano de obra
  • una concentración de la propiedad por la emigración de muchos campesinos a otros lugares libres de peste
  • un aumento del poder señorial sobre los siervos, sobre todo en la Corona de Aragón, donde se vuelven a instaurar los “malos usos”
  • en Castilla, una caída de las rentas señoriales y aumento de los salarios por la escasez de la mano de obra.
  • un aumento del antisemitismo, ya que se culpa a los judíos de la situación (se les acusa de envenenar las aguas por ejemplo)

En el siglo XV hay una recuperación demográfica y económica que se inicia en Castilla, mientras que Aragón mantiene su declive hasta mediados del XV.
Estos siglos conocen un aumento de la conflictividad social. Con respecto a los movimientos antiseñoriales- tanto los de Castilla como los de Aragón- Julio Valdeón dice que estos campesinos no tenían conciencia de clase, quizás lo que él llama "instinto" de clase. Si esto es así, no se trata de revoluciones sino de revueltas:
  • No hay el proyecto de crear un nuevo tipo de sociedad distinto del feudal
  • A lo sumo, querían restaurar los antiguos usos y la tradición para que no aumenten las exigencias señoriales.

La crisis bajomedieval en los reinos peninsulares: Castilla


Crisis política


En la corona castellana hubo dos fases bien delimitadas, la de crisis en el siglo XIV, que se manifestó en el terreno agrícola, la Peste Negra, la guerra civil y los conflictos de tipo social, en especial los pogromos; y la recuperación demográfica y económica del siglo XV, a pesar de la continuidad de los conflictos sociales y una segunda guerra civil.

1.- La primera guerra civil tuvo lugar entre 1366 y 1369 y los enfrentados fueron el rey Pedro I y su hermanastro Enrique II de Trastámara¹. La nobleza apoyó a Enrique, que gana la guerra, lo que supuso el triunfo de la nobleza castellana y la instauración de la dinastía de Trastámara, que sustituyó a la anterior de Borgoña. Enrique II de Trastámara pasó a la Historia con el sobrenombre de “Enrique el de las mercedes”, por los beneficios que concedió a la nobleza que lo apoyó.
Se da, por tanto, un aumento del poder de la nobleza:
  • muchas villas y lugares de realengo pasan a la jurisdicción señorial.
  • los principales linajes tomaron la costumbre de constituir mayorazgos.

2.- El abuso de poder y las intromisiones en asuntos políticos llevaron a los nobles a enfrentamientos constantes con la monarquía: con Juan II (1405-1454) lograron procesar y ejecutar al favorito del rey, Álvaro de Luna, que defendía la corona frente a ellos; y con Enrique IV el Impotente (1454-1474) llegaron a la burla cuando destronan su efigie en una ceremonia burlesca, la Farsa de Ávila (1465), proclamando rey a su hermano Alfonso (segunda guerra civil castellana del siglo XV)

3.- La tercera guerra civil castellana enfrenta a Isabel la Católica con su sobrina Juana la Beltraneja, y la estudiaremos en el tema siguiente. La recuperación castellana tras la Peste Negra se realizó en el siglo XV, ya que a finales de ese siglo la población se calcula que era, más o menos, la misma que en 1300, entre cuatro y medio y cinco millones de habitantes.

Crisis económica


En el terreno económico, la recuperación fue un hecho que se sustentó en el fuerte crecimiento de la cabaña ovina, estimulada por la demanda de lana; el desarrollo de una agricultura orientada hacia la exportación, en especial vid y olivo; y la activación del comercio exterior hacia dos vías:
  • norte, con la lana, seguida de lejos por el hierro vizcaíno, a través de los puertos cantábricos y destino a Flandes, Francia e Inglaterra.
  • sur, con la exportación de vino y aceite a través del puerto de Sevilla y con destino al norte de África y la Europa atlántica.

Crisis social


En Castilla hubo conflictos antiseñoriales por los abusos de la nobleza, que se apropió de tierras de los campesinos, de la Iglesia y del rey. Se consolidó el mayorazgo. Las ciudades, para oponerse al poder de los señores, se organizaron en Hermandades, especie de policía. Entre los conflictos antiseñoriales de esta época (siglo XV) destaca el movimiento gallego de los "irmandiños", cruelmente reprimido.
Aquí se enfrentaron la pequeña nobleza, la burguesía y los campesinos contra los grandes señores. La pequeña nobleza acabó retirándose del conflicto cuando éste fue adquiriendo tonos muy populares.


La crisis bajomedieval en los reinos peninsulares: Aragón


Recordad lo dicho en la pregunta anterior: Si se realiza esta pregunta hay que empezar diciendo lo de la pregunta anterior hasta la raya. Aunque el reino aragonés tuvo los mismos problemas que el castellano, su evolución económica fue distinta debido a su territorio preponderante, Cataluña. Hubo tres fases:
  1. Fuerte crecimiento económico durante la primera mitad del siglo XIV, que se basó en la expansión política y comercial por el Mediterráneo iniciada en el siglo XIII.
  2. Profunda crisis en la segunda mitad del siglo XIV, que afectó a Cataluña más que al resto, venida de la Peste Negra y las tensiones socioeconómicas.
  3. Una lenta recuperación a partir del siglo XV, excepto en Cataluña, cuya crisis se agudizó más por los conflictos sociales y la guerra civil.

Territorios del reino de Aragón (siglo XIV)


Cerdeña, Sicilia, el reino de Nápoles y los ducados de Atenas y Neopatria, además del reino de Aragón propiamente dicho.

Territorios de la Corona de Aragón
Territorios de la Corona de Aragón


La postura autoritaria de los reyes estuvo enfrentada con los deseos pactistas de los nobles, a los que a veces tuvieron que conceder privilegios, como el Privilegio General (o de la Unión) a los aragoneses en el siglo XIII, o la Generalitat a los catalanes en el XIV.

Los principales problemas que podemos destacar en la Corona de Aragón son:
  1. El problema sucesorio que surgió al morir Enrique III de Castilla, regente de Aragón -al morir sin descendencia Martín I, el Humano- se solucionó con el Compromiso de Caspe (1412) eligiendo a Fernando I de Antequera, castellano de la familia de los Trastámara. Así, en los dos grandes reinos de la Península Ibérica reinaba la misma dinastía, aunque de distinta rama. El talante del nuevo rey era el imperante en tierras castellanas, autoritario, poco acostumbrado a las instituciones de Cataluña, de tipo asambleario.
  2. Conflictos entre señores y campesinos (payeses de remensa). Los últimos estaban adscritos a la tierra de forma hereditaria, parecido a los siervos de la gleba de otras partes de Europa, sólo que los catalanes podían romper el vínculo con el pago de una cantidad (remensa). Los nobles añaden más condicionantes, malos usos, a la remensa, con lo que el conflicto estallaba entre ambos estados. La solución vino con la guerra civil catalana. Fernando el Católico intervino y, en la Sentencia Arbitral de Guadalupe de 1486, estableció que los campesinos podían comprar su libertad. Poco después fue anulada esta indemnización a los señores. La intervención de Fernando hay que interpretarla no sólo como un deseo de poner paz en sus reinos, sino como un intento de fortalecer su poder frente a los nobles.
  3. Lucha por el poder en Barcelona entre La Biga y La Busca. La primera, era el grupo formado por los ricos comerciantes y rentistas, coaligados entre sí por enlaces matrimoniales y que controlaban el poder municipal a través de su partido ("Biga" -en catalán- de los "ciutadans honrats" o ciudadanos honrados) y deseaban el librecambio. La segunda, agrupaba a mercaderes, profesionales y menestrales que querían ciertas reformas ante los problemas económicos, como por ejemplo el proteccionismo, formaban La Busca ("astilla" o "viruta" en catalán). Estos cambios no interesaban a La Biga, que, como dominaba las Cortes y la Generalidad, impedía las reformas. A mediados del XV la Busca tomó el poder municipal. En 1462 La Biga recuperó el poder y ejerce una gran represión contra los miembros de La Busca.
  4. Guerra civil (1462-1472). Resultado de los conflictos anteriores más la pugna entre la monarquía y la oligarquía catalana. Estalla en el reinado de Juan II (padre de Fernando el Católico) y llega a intervenir en ella Francia, que apoya a Juan y se anexiona Rosellón y Cerdaña, condados catalanes. La mezcla de integrantes de los varios grupos enfrentados le dio un carácter peculiar, que termina con la toma de Barcelona (1472) por parte de Juan II y la Capitulación de Pedralbes, de espíritu conciliador, pues establecía el perdón de los rebeldes A pesar de todo, los problemas de la remensa seguían.


La crisis en el reino de Navarra


La Peste Negra afectó en lo demográfico, ya que en el siglo XV tenía el mismo número de habitantes que antes de la epidemia, unos cien mil aproximadamente. Del mismo modo, la crisis económica también se sintió por un estancamiento productivo y la baja actividad comercial. No obstante, la zona de la Ribera, agrícola, ganadera y urbana, fue menos afectada que la de la Montaña, más rural y pobre.
La guerra civil (1451-1461) también estuvo presente como elemento de crisis.
Con la muerte de doña Blanca, la reina, se disputaron el trono su esposo, el futuro Juan II de Aragón, y el hijo de ambos, Carlos, Príncipe de Viana.
A Juan le apoyaron los de la Montaña (beamonteses) y los de la Ribera (agramonteses) lo hicieron con Carlos. Este conflicto se unió al catalán, pero en la guerra civil catalana, los contrarios a Juan II apoyaron al Príncipe de Viana y, además, le nombran aspirante al trono de Cataluña. Finaliza el conflicto con la muerte del Príncipe de Viana en extrañas circunstancias, por lo cual Juan se proclama rey y Navarra pasa a Aragón². En 1464, Navarra es de nuevo independiente con la reina Leonor, que inaugura la Casa de Foix.


Extremadura en el siglo XV


La crisis bajomedieval tuvo en Extremadura un carácter violento y agitado, aunque la debilidad de los mayores núcleos de población, los burgueses y el campesinado hiciese que el protagonismo lo tuviera la nobleza. La baja nobleza pretendía asumir los poderes políticos que había tenido en reinados anteriores.
En el ámbito urbano extremeño, los nobles se habían aprovechado de los bienes de tipo comunal, dehesas, montes y pastos, rentas concejiles, etc. Con el producto de ello se habían construido casas almenadas y con torres de defensa, lo cual les permitía entrar en luchas callejeras que perjudicaban al resto de la población.
Desde las Cortes, en las que Extremadura contaba con representación, se intentó paliar el problema pero los Corregidores apenas si pudieron contrarrestar el poder nobiliar. La creación de las Hermandades Generales, como las de Plasencia o Maqueda, tampoco lograron éxitos.
En tiempos de Enrique IV, Extremadura estuvo convulsionada por las luchas entre los nobles. Las familias de Sotomayor, Monroy, Carvajal, Solís, etc. dirimían sus disputas en Cáceres, Badajoz, Trujillo, Plasencia y otras localidades. Los castillos de Madrigalejo y Montánchez servían de refugio para caballeros que ejercían el bandidaje en tierras de Los Ibores y sembraban el pánico en los caminos. La condesa de Medellín era enemiga acérrima del rey y su valido y lo manifestaba al agitar rebeliones y pendencias en sus posesiones.
Ante tanto desconcierto, Alfonso V de Portugal aprovechó la ocasión para invadir Extremadura y proclamarse rey de Castilla y León en Plasencia. Más tarde se dirigió a Toro (Zamora) donde se enfrentó a los partidarios de Isabel (la futura reina Católica) y lo derrotaron, por lo que abandona Extremadura y sus pretensiones sobre Castilla.



Notas


¹ Esta guerra tuvo además otra perspectiva, pues Pedro se enfrentaba al mismo tiempo a Pedro IV de Aragón, al disputarse la hegemonía de la península Ibérica (1356-1365); de la misma manera, fue un capítulo más de la guerra de los Cien Años (1339-1453), que libraban Francia e Inglaterra, y donde Enrique era apoyado por los franceses y Pedro por los ingleses. La frase “ni quito ni pongo rey, sólo sirvo a mi señor”, la pronunció el caballero francés Beltrán de Duguesclin, que ayudó, al mando de las Compañías Blancas, a Enrique, que derrotó a Pedro en los Campos de Montiel.

² Juan II de Aragón (1458-1479) es en Navarra Juan I (1425-1464)