EL SEXENIO REVOLUCIONARIO (1868-1874)


S 1.- La revolución de 1868: Sus causas, desarrollo y consecuencias

En los años anteriores a 1868, el malestar social y el desprestigio del gobierno de Isabel II crecían. Tras el fracaso del cuartel de San Gil, se firmó el pacto en Ostende, alianza entre progresistas y demócratas para promover el cambio de régimen y convocar Cortes Constituyentes. Y la revolución se va a producir en septiembre de 1868, por medio de un pronunciamiento al no poderse alcanzar el gobierno democráticamente, derrocando a Isabel II.
Las causas de esta revolución son las siguientes:

Económicas

-Crisis de subsistencia: malas cosechas, escasea el trigo, sube su precio, hambre.
. Crisis financiera: sobre todo en el ferrocarril (con más gastos que ingresos…).
. Crisis bancaria: por lo anterior y otras causas. Se hunden los bancos franceses.
. Desempleo: por la crisis y finalización de las obras de líneas férreas.
. Crisis en el sector textil: falta de apoyo, desfase, competencia inglesa, ...

Políticas

- El agotamiento del modelo político moderado -en la última etapa isabelina- de unionistas y moderados, con la muerte de sus dos líderes destacados: O´Donnell y Narváez.
- Aparición de una nueva generación de políticos. Desaparecen los que amparaban a la reina, como Narváez y O´Donnell. Sólo apoyaban a la monarquía isabelina la alta burguesía, nobleza y algunos militares.
- Isabel II está muy desprestigiada por su vida privada y la corrupción en la Corte.
- Oposición política de los partidos no dinásticos: carlistas y demócratas (éstos apoyan la soberanía popular a través del sufragio universal)
- En 1866 se reunieron en Ostende (Pacto de Ostende) progresistas y demócratas para formar una coalición contra la monarquía moderada de Isabel II.

Sociales

-Los consumos, impuestos indirectos sobre artículos de primera necesidad, eran muy impopulares, pero los liberales lo mantienen porque con él consiguen importantes ingresos.
-Las quintas[[#_ftn1|[1]]], servicio militar del que sólo se libraban con dinero (los ricos), son motivo de descontento popular.

Desarrollo de la Revolución de 1868 (“La Gloriosa”)

La Gloriosa” comienza con el típico pronunciamiento militar, apoyado por la burguesía. Pero el apoyo popular hizo que adquiera tintes revolucionarios. No sólo querían derrocar a la reina, sino introducir reformas para hacer el sistema liberal más democrático. Los objetivos eran:
- Lograr el respeto de los derechos ciudadanos.
- Reconocer la soberanía nacional y eliminar el sufragio censitario.
- Convocar unas Cortes constituyentes, elegidas mediante sufragio universal.
Por eso, este movimiento era distinto de los anteriores. Los protagonistas eran antagónicos: la burguesía pretendía acabar con los obstáculos que impedían la modernización del sistema capitalista, y las clases populares querían transformar las estructuras de la propiedad agraria (que no se arreglaron con las desamortizaciones).
Triunfo de la Revolución. Prim, militar progresista de prestigio, fue elegido jefe del Comité Revolucionario en Ostende