[Temas de Historia]

icono-his-mini.pngHISPANIA ROMANA




La conquista de Hispania por Roma: Causas y etapas


Para los romanos, Hispania era toda la Península Ibérica.
En el Mediterráneo había dos grandes potencias: Cartago y Roma, que firman en el 226 a. C. el Tratado del Ebro para repartirse las zonas de influencia en la Península. Ambas potencias se enfrentarán en las guerras púnicas.

2BacHisT01-cartagineses01.png
Progresión del control cartaginés en la Península Ibérica


El ataque del caudillo cartaginés Aníbal a Sagunto (aliada de Roma)¹ provoca el desembarco de Escipión en el 218 a. C. en Ampurias, colonia griega aliada de Roma. Derrotados los cartagineses, los romanos conquistan y colonizan la península en diferentes etapas. Las últimas guerras contra cántabros y astures son especialmente duras. Para premiar a los soldados veteranos (emeriti), Augusto manda fundar la colonia de Augusta Emerita el año 25 a. C.
El proceso de la conquista de España fue de larga duración, abarcando desde el 218 a. C. al 19 a. C. Dicho proceso se realizó a través de largas etapas, no todas de continuas guerras.
La conquista fue más fácil y rápida en las zonas del Sur y Este y más difícil en el Centro, Oeste y Norte, en función de las diferentes estructuras sociales, económicas y culturales de los pueblos prerromanos. Los pueblos del S y E fueron más fácilmente conquistados y romanizados porque estaban acostumbrados al contacto con otros pueblos (fenicios, griegos y cartagineses).

external image hispania01-full.jpg

Podemos distinguir tres etapas en la conquista:

1) Desde el desembarco de Ampurias a la toma de Numancia (-218 a -133). Aquí se inscribe la destrucción de Sagunto por Cartago en el -194. Al principio, Roma conquista con facilidad el S y E de España. Pero en el centro y oeste tuvo dificultades:
  • Guerras celtibéricas (Numancia, en la provincia de Soria).
  • Guerras lusitánicas (Viriato). Entre ellos se daba el problema de la falta de tierras. Utilizan contra los romanos la técnica de la guerrilla.

2) Segunda etapa: -133 a -30. No hay campañas militares de expansión y conquista sino luchas civiles en la Península que reflejan la crisis de la República romana:
  • Sertorio (del partido popular) contra Pompeyo y Metelo² (del partido aristocrático). Sertorio, del partido popular, como Mario, logra escapar de la represión de Sila (del partido aristocrático) y se refugia en Hispania³, donde, con la ayuda de los indígenas (sobre todo de celtíberos y lusitanos) se enfrentó a los ejércitos de Pompeyo y Metelo, dispuesto a organizar la resistencia frente a la dictadura de Sila. ¿Fue Sertorio un traidor a Roma que intentó independizar a Hispania? Según Julio Mangas, nunca pretendió tal cosa. Sus luchas habría que interpretarlas dentro de una
estrategia para conseguir el poder. - César (partido popular) contra Pompeyo (partido aristocrático). César, del partido popular, lucha contra Pompeyo, sucesor de Sila. Después de una serie de vicisitudes, César venció a Pompeyo en la batalla de Ilerda (Lérida) en el -49.

3) Tercera etapa (-29 a -19). En esta etapa se encuadra la fundación de Emerita Augusta (-25), para dar tierras a los soldados jubilados (emeriti) de las guerras cántabras. Se dan las guerras contra cántabros y astures por parte de Augusto, fundador del Imperio. Finalidad: conquistar y dominar los pueblos belicosos del Norte de España. Causas de la conquista del Norte:
  • intereses económicos (riquezas minerales)
  • intereses políticos: proteger a los pueblos de la Meseta de las rapiñas de los pueblos del Norte.
  • terminar la conquista de Hispania.
Esta zona norteña fue la última en ser conquistada por su complicada orografía y porque no fueron colonizados previamente a la llegada de los romanos.

external image hispania02-full.jpg


Augusto y las Guerras Cántabras


Tomado de Juana SÁEZ JUÁREZ [http://mural.uv.es/juasajua/guerrascantabras.htm] "El año 27 a. C. fue una fecha clave en la historia de Roma y en la vida de Augusto. A raíz de la muerte de César, en el 43 a. C., se desarrolló la larga y cruenta guerra civil que terminó con la victoria de Octavio sobre Marco Antonio en la batalla de Accio. Esta victoria puso en manos de Octavio poderes militares y políticos ilimitados, los cuales institucionalizó, en este año 27, mediante un acuerdo con el Senado, depositario y representante de la tradición y de la legalidad republicana. Esto supuso de hecho la liquidación de la República y la instauración de un nuevo sistema político, el Imperio, basado en el poder personal de Octavio, quién recibió con carácter vitalicio los títulos de Augusto y Emperador.
En ese momento fue cuando se concibió la expedición contra los cántabros y astures, como un golpe de efecto tendente a consolidar el nuevo régimen. Augusto quiso demostrar con ello que no sólo era capaz de alcanzar victorias militares ante los propios romanos en una guerra civil, sino que, en la línea de los grandes generales republicanos, podía conquistar para Roma nuevos territorios y hacer tributarios a nuevos pueblos.
Los pueblos de norte de Iberia, desde los tiempos de los Escipiones, habían derrochado fiereza, valor y tenacidad en la lucha por su independencia, con lo que los sucesivos intentos de los gobernadores romanos por someterlos habían ido fracasando.
Desde el año 29 a. C., los esfuerzos de Estatilio Tauro, aunque con algunas victorias, se prolongaban demasiado por causa de distintos factores: El enorme frente de casi 400 Km.; la intrincada geografía; y la no menos importante belicosidad de las tribus que prodigaban a través de su guerra de guerrillas como estrategia para desgastar y expulsar al invasor.
Dos años después Augusto toma parte activa, como general en jefe del ejército romano, y desembarca en Tarraco para preparar la campaña de la primavera del 26. La causa oficial de esta campaña contra estos pueblos, no era sino la eterna justificación defensiva de las guerras emprendidas por Roma, en este caso concreto argumentada en las constantes razzias de estas tribus contra pueblos sometidos a Roma, que además de mermar su economía, les incitaba a resistirse al poder romano.
En realidad esto último habría bastado para una “guerra preventiva” al uso actual, Roma ya las hacía, tras la causa oficial estaba la real, los intereses políticos del emperador y los económicos del imperio, en este caso la explotación de las ricas minas de la franja cantábrica.
Para alcanzar el éxito, Augusto contaba con unos poderosos efectivos: el ejército de la Ulterior, mandado por Carisio, que debía actuar coordinadamente con el de la Citerior a las órdenes directas de Augusto. El conjunto de las tropas estaba formado, según estimaciones plausibles, por seis o siete legiones además de un buen número de fuerzas auxiliares. En el ejército de la Citerior se alineaban al menos las legiones I y II Augusta, IV Macedónica y IX Hispánica, con un total de entre treinta y cincuenta mil efectivos. En el de la Ulterior estaban las legiones V Alaudae, VI Víctrix y X Gémina que junto con las tropas auxiliares podían superar los 20.000 soldados. Por el otro bando, la población total estimada era de unos cien mil habitantes por lo que los combatientes cántabro-astures no podían ser más de 25.000. A pesar de la gran diferencia, la guerra no resultó ni tan barata ni tan corta como parece que el Emperador y sus asesores esperaban, pero una buena promoción bien dirigida por los intelectuales (poetas, historiadores...) afines al régimen contribuyó a que se lograsen los objetivos propagandísticos previstos. La guerra se presentó como la culminación de una larga empresa de Roma, la sumisión total de Hispania, iniciada 200 años antes, y cuyo éxito redundaba en el mérito y en la gloria del nuevo Emperador. El propio Augusto, en su obra Res Gestae, una especie de testamento político, queriendo resaltar sus aciertos donde otros habían fracasado, cuenta: «Rescaté en Hispania, vencidos los enemigos, numerosos estandartes militares perdidos por otros generales.»
En realidad, tras los primeros enfrentamientos, Augusto estuvo a punto de morir como consecuencia de un rayo, que mató a uno de los porteadores de su litera, cayó además enfermo y tuvo que retirarse a Tarraco dejando que su legado Antistio finalizara la campaña, y creyendo haber logrado la victoria, cuando la guerra no había hecho más que comenzar, regresó a Roma el 25 a. C. celebrando el fasto en la capital con gran pompa, proclamando la pacificación del Imperio con el ostensible gesto de cerrar las puertas del templo de Jano. Mientras tanto, en la Península, las tropas de Roma, lenta pero inexorablemente fueron logrando una “pacificación” cimentada pura y simplemente en el genocidio y la esclavización de la población. Cántabros y astures, por su parte, mantuvieron la resistencia hasta un grado extremo de heroísmo, prefiriendo incendiar sus castros y suicidarse en masa antes que caer vivos en manos del enemigo. Ni aún así se consiguió la pacificación. Todavía en el 19 a. C., muchos de los prisioneros de guerra que habían sido vendidos como esclavos, asesinaron a sus dueños y regresaron a sus lugares de origen para prender de nuevo la llama de la rebelión. Fue necesaria la presencia en la franja cantábrica del experimentado Agripa, a quien poco antes Augusto había honrado convirtiéndole en yerno y heredero. En colaboración con el legado de la Citerior emprendió una agotadora y sangrienta guerra de exterminio que, finalmente, consiguió el deseado objetivo, no sin grandes pérdidas para las fuerzas romanas que en alguna ocasión flaquearon en su espíritu combativo ante la ferocidad del enemigo. Atrás quedaban miles de cántabros muertos, aldeas arrasadas, poblaciones enteras arrancadas de sus alturas y reasentadas en el llano litoral. Sólo sobre un “humeante cementerio en ruinas” pudo imponerse por fin una nueva organización territorial bajo el dominio romano."

Referencia: Juana SÁEZ JUÁREZ.
Bibliografía
- Roldán Hervás, J. M., 2001: Historia Antigua de España I (Vol. I) U.N.E.D. Madrid. ISBN 84-362-4396-X
- Teja, Ramón, 1987: “Motivos para una conquista” Historia 16, nº 61: pp. 62-71


Economía y sociedad en Hispania


Economía


Atravesó diversas fases a lo largo de la conquista. En la época republicana, la economía es de tipo colonial: Hispania exporta materias primas minerales y vegetales (cereales, aceite, aunque el aceite es un producto elaborado) e importa productos de lujo para las oligarquías romanizadas.
Durante el Imperio, aumenta la producción artesanal y disminuyen las importaciones de herramientas y otros utensilios. Las producciones dominantes son:
Agricultura y ganadería. Se introduce el arado romano, lo que hace aumentar la producción y la productividad. Se cultiva fundamentalmente la tríada mediterránea: cereales, vid y olivo, siendo la Bética la región más destacada en este sentido. Predomina el ganado equino (caballos iberos y asturcones), ovino y porcino.
Pesca y salazones. Las principales fábricas de salazón se sitúan en las costas atlántica y mediterránea occidental. Destaca el garum: mezcla de ciertos peces con sal, aceite, vinagre y una serie de hierbas.
Minería. La riqueza minera de Hispania era conocida de antiguo. Buscando recursos mineros vinieron los pueblos colonizadores del primer milenio a.C. Se extrae oro, plata, cobre y hierro. Conocían las bombas para sacar el agua de las minas. Destacan las minas de Cartago Nova (plata), Almadén (mercurio) y Las Médulas (oro).
Artesanía. Se producían ánforas y otros recipientes para transportar el vino, el aceite o el garum. Destaca la cerámica gaditana. Hubo también construcción naval en los puertos de Hispalis, Tarraco y Gades.
Comercio y transporte. Se exportaban metales, salazones, productos agrícolas (vino, aceite, trigo) y garum. Se importaban productos de lujo como telas y joyas para las oligarquías. El comercio se facilitaba por las vías.

Sociedad hispanorromana


Como en toda sociedad conquistada por una potencia extranjera, podemos hablar de una sociedad dual: la indígena y la conquistadora. De la indígena ya hemos hablado. Vamos a hacerlo ahora de la sociedad más romanizada.

Algunos autores establecen la hipótesis de que había en Hispania entre 3,5 y 5 millones en el siglo II d.C., coexistiendo una sociedad indígena tribalizada en las zonas poco romanizadas y una hispanorromana. Seguimos a Julio Mangas (Historia de España de Historia 16, nº 2). Dos grandes grupos:
- Honestiores, que forman los “ordines”:
- Senatoriales (cónsules, pretores, censores, tribunos de la plebe, pontífice máximo...). Ocupan las más altas magistraturas y son grandes propietarios de tierras.
- Caballeros u orden ecuestre (tribunado de cohorte, prefectos de caballería, procuradores administrativos, etc), que controlan parte del ejército, de la administración pública y de los cargos religiosos. Formado por comerciantes y propietarios de medios de producción
- Humiliores:
- Plebe, formada por ciudadanos romanos que no pertenecen a ningún orden.
- Libres no ciudadanos (extranjeros). Serán mayoría hasta Caracalla, que les concederá a todos el derecho de ciudadanía.
- Libertos.- Esclavos manumitidos por sus dueños, guardando hacia él ciertos compromisos. Con frecuencia, los libertos acomodados eran ya ciudadanos.
- Esclavos. Sin ningún tipo de derechos, aunque algunos gozan de gran confianza por parte de sus amos. Varias formas de hacerse esclavo: Por nacer de una esclava, por caer prisionero en una guerra o en manos de piratas, por condena de los tribunales (esclavitud por deudas, que con el tiempo fue abolida), por venta de los hijos, por autoventa (para pagar una deuda).

Describe y analiza el proceso de Romanización


La Romanización es un proceso por el cual los distintos pueblos que habitan
la Península de grado o por la fuerza aceptan las estructuras política, social y
económica romanas, por lo que van asimilando su lengua, religión, derecho, arte,
cultura, economía, aparato administrativo, urbanismo y formas de vida.
No fue un fenómeno uniforme. Las zonas que más se romanizaron fueron
las primeras en ser conquistadas: Bética, Sur de Lusitania, Levante y norte del
valle del Ebro. Se trata de zonas que habían conocido la llegada de pueblos
colonizadores antes de la conquista romana.
Los factores que hicieron posible la romanización fueron muy variados:
1.- La presencia del ejército romano en la Península facilitó la conquista y la
expansión de las formas de vida romanas. Por otra parte, los romanos
reclutaban tropas auxiliares entre los indígenas, lo que contribuía a
romanizarlos y posibilitaba su conversión en ciudadanos romanos y que
recibieran tierras al acabar el servicio militar.
2.- La fundación de ciudades con veteranos licenciados romanos, siendo
Augusto el que dio un impulso definitivo a este fenómeno urbano: Tarraco,
Emerita Augusta, Itálica, Córduba, Metellinum (Medellín), Valentia, Norba
Caesarina... Los tipos de ciudades eran muy variados:
1 - Ciudades romanas típicas:

- Colonias romanas. Fundadas ex profeso, habitadas
fundamentalmente por ciudadanos romanos o latinos. Eran una
prolongación de la metrópoli. Es el caso de Mérida.
- Municipios de derecho latino. Las que gozaban del “ius
Latii” en su totalidad o casi en su totalidad.
Colonias y municipios se organizan calcando, en pequeño, la
organización de Roma. Son, por tanto, zonas de irradiación de
romanidad.
2 - Ciudades indígenas, que se clasifican, según la resistencia opuesta a
Roma en:
- Inmunes: con derecho propio y sin impuestos. Muy escasas.
- Federadas: En el momento de la conquista se unieron a los
romanos por un pacto gracias al cual conservaron su autonomía
- Estipendiarias: Ciudades vencidas. Pagaban fuertes impuestos
y no tenían autonomía municipal, sino que dependían de los
gobernadores de las provincias.
Ciudades que superaban los 20.000 habitantes eran Caesar
Augusta (Zaragoza), Emerita Augusta, Tarraco y Corduba...
3.- La progresiva concesión del derecho de ciudadanía a los indígenas.
Caracalla terminó concediéndola a todos los habitantes del Imperio.
4.- El sistema administrativo implantado por Roma. Aunque en principio no se
suprimieron las instituciones indígenas, a finales del siglo I a.C. se unificó la
administración.
Administración provincial.- Cada ciudad era el centro de un
conventus jurídico (unidades para la admón. de justicia), por
lo que cada provincia tenía varios conventus. Roma era la Urbs
por excelencia, el resto eran territorios vencidos (provincias).
Distinguiremos cuatro fases:
1.- Conquista (197 a. C.). Dos provincias:
- Ulterior (la más alejada de Italia), en el valle del
Guadalquivir.
- Citerior (la más cercana), en la costa mediterránea y
valle del Ebro.
Eran gobernadas por pretores, responsables de su gestión
ante el Senado.
2.- En tiempos de Augusto (14 a. C.):
Baetica (senatorial, pacificada), con capital en Corduba,
Lusitania, con capital en Emerita Augusta y la
Tarraconensis, con capital en Tarraco. Las dos últimas
imperatoriales, con tropas legionarias controladas por el
emperador.
3.- Con Diocleciano (297 d. C.): Baetica (capital: Hispalis),
Lusitania, Tarraconensis, Galaecia (capital: Bracara Augusta)
y Cartaginensis (capital: Cartago Nova)
4.- Balearica (385 d. C.)
Administración municipal.- El modelo de organización de
Roma se fue extendiendo, primero a las ciudades. El gobierno de
la ciudad está en manos de una asamblea de 100 ciudadanos4
4 Ciudadano no es el que vive en una ciudad sino el que tiene derecho de ciudadanía, o sea: el derecho a
votar y ser votado.

(decuriones). Esta asamblea equivale al senado romano. El cargo
de decurión es vitalicio y para presentarse hay que tener una
fortuna personal, variable según las ciudades. Los decuriones
nombran a dos de ellos en las colonias (duumviri) y cuatro en
los municipios (cuadrumviri), que eran “alcaldes” colegiados
durante un año, encargados de confeccionar el censo de la ciudad,
en el que se anota la capacidad económica de los inscritos, base
de la tributación. Son los equivalentes a los cónsules romanos.
Los ediles cuidaban de las obras públicas, de los juegos, del
abastecimiento y de los mercados, los cuestores eran los
encargados de las finanzas de la ciudad, los sacerdotes se
encargaban del culto a los dioses.
Todos los cargos municipales estaban en manos de las
oligarquías urbanas. Como los cargos son electivos y los que los
ocupan gozan de gran prestigio, los candidatos hacen propaganda
política para atraerse el voto ciudadano: donativos a la ciudad,
fiestas, espectáculos... lo que se ha llamado desde entonces “pan
y circo”.
Durante la crisis del siglo III, la obligatoriedad de los
decuriones de responder al pago de los tributos con su fortuna
personal y su carácter vitalicio hará que emigren al campo.
5.- La construcción de calzadas, al principio con fines militares, para asegurar
el rápido y eficaz desplazamiento de las legiones, cumplirán también funciones
económicas y culturales. Las principales: Vía Augusta (por la costa
mediterránea), Astúrica, Vía de la Plata (enlazaba Andalucía occidental con la
zona galaico-astur).
6.- El uso del latín como lengua oficial
7.- El comercio: metales, sal, productos agrícolas (trigo, aceite, vino). Con los
comerciantes llegan también influencias culturales-.
S La romanización en Extremadura: La huella de Roma
Conviene definir la romanización, que ya hemos hecho.
La conquista del territorio.- Los romanos ocuparon el territorio extremeño con
su triunfo en las guerras contra los lusitanos (154-137 a. C.). Fueron luchas muy
desiguales, dado el poderío militar de los invasores. En ellas destacó Viriato, jefe
lusitano que sostuvo violentos combates contra las legiones romanas, hasta su muerte en
el año 138 a. C. Viriato era un bandolero, lo que denota el hambre de tierras que había
en la zona.
La organización política y administrativa.- En un primer momento, el
territorio extremeño estaba situado en la Hispania Ulterior, que en tiempos de Augusto
(¿27 a. C.?) fue dividida en dos provincias: Baetica y Lusitania. La actual
Extremadura formaba parte de Lusitania, a excepción de la franja sur de la
provincia de Badajoz, que fue asignada a la Baetica.
Lusitania era administrada por un delegado de Roma que tenía a su cargo,
entre otros asuntos, funciones militares, civiles y jurídicas. Se ayudaba de la figura del
procurador en cuestiones financieras.
En el 25 a. C. es fundada la ciudad de Augusta Emérita (Mérida), como capital
de la Lusitania. En su origen fue una colonia en la que se asentaron soldados
veteranos (eméritos) de las legiones romanas. Éstos recibieron tierras como premio por
los servicios prestados contra los pueblos cántabros. Otras colonias de la Lusitania

fueron: Metellinum (Medellín) y Norba Caesarina (Cáceres). Municipios de
importancia fueron: Capera (Cáparra), Caurium (Coria), Augustobriga (Talavera la
Vieja) o Turgalium (Trujillo). A la provincia Bética pertenecieron otras ciudades
como Nertobriga (Fregenal de la Sierra) o Regina (Casas de Reina).
Vías de comunicación.- El control del territorio fue efectivo con el
establecimiento de la red viaria, que puso en comunicación las poblaciones más
importantes. Para ello construyeron calzadas, cuya finalidad era también económica: las
principales pasaban por las zonas más ricas y, en última instancia, sirvieron para
abastecer de productos a la capital del Imperio, Roma. En Extremadura destacaba la Vía
de la Plata, que unía Asturica Augusta (Astorga) con Hispalis (Sevilla). También
cruzaba la región la que iba desde Olisipo (Lisboa) hasta Caesarausgusta (Zaragoza).
Economía.- Lusitania cumplió un papel importante en la economía imperialista
que los romanos practicaron en Hispania. Buena muestra de ello es la gran cantidad de
esclavos que obtuvieron tras el triunfo sobre lusitanos y vetones. En el mismo sentido,
ya sabemos que cobraron cuantiosos impuestos a los pueblos indígenas.
A.- Agricultura y ganadería. Aunque en principio predominaron las pequeñas
explotaciones agrícolas, con el tiempo fueron adquiridas por los grandes propietarios.
Surgieron así los primeros latifundios, que eran amplias explotaciones organizadas
desde la residencia señorial, que recibía el nombre de villa; en Extremadura tenemos
ejemplos en Monroy, Solana de los Barros, Montijo… En la producción agraria
destacaba el aceite y el vino, exportado a otras zonas del Imperio. La ganadería,
actividad tradicional de lusitanos y vetones, se dedicaba a la cría del caballo y de la
oveja.
B.- Minería. Los romanos extraían oro del Tajo y sus afluentes, plomo y plata
procedentes de los territorios situados en Sierra Morena, hierro de Jerez, Zalamea y
Cabeza del Buey… Tuvieron también gran importancia las canteras de las que se
sacaba diorita o granito (Mérida) o mármol (Alconera, en Badajoz).
C.- Actividad artesanal. Destaca la producción de cerámica y vidrio, así como
una industria de fundición. También fueron importantes los talleres de pintura mural
y de elaboración de mosaicos.
D.- El comercio. Fue una importante actividad que proporcionaba productos
de primera necesidad (tanto de consumo como artesanales) a la población en general.
Surgieron así mercados tanto en los núcleos urbanos como en otros asentamientos
secundarios (Extremadura exportaba lana, cerezas, aceite, minerales, cochinilla para la
obtención de tintes… e importaba objetos de lujo para adornar las grandes villas
señoriales). El desarrollo del comercio extendió el uso de la moneda romana.
La cultura.- La romanización se dejó notar en todos los territorios lusitanos,
pero especialmente en los de la actual provincia de Badajoz. Su población fue la que
más rápidamente asimiló el latín y las costumbres de Roma. Esto produjo un cambio
notable en los pueblos prerromanos.
Como expresión de dicho cambio se conserva una gran cantidad de restos,
destacando las realizaciones de arte romano: obras arquitectónicas de Emérita
(teatro, anfiteatro, puente, circo, acueductos…), restos de casas y villas lujosamente
decoradas (mosaicos, pinturas, esculturas…), obras de ingeniería como el puente de
Alcántara, termas como las de Alange, etc.
Mapa de las principales vías romanas de Extremadura.

Esquema de la pregunta sobre la Romanización en Extremadura
- Guerras lusitanas (154-137 a. C.)
- Organización político-administrativa
- Hispania Ulterior, + tarde: Bética y Lusitania. Augusto, 27 a.C.
- Administrada por un legado de Roma
- 25 a.C.: Mérida. Origen: Soldados jubilados.
- Otras colonias: Medellín, Cáceres. Municipios: Cáparra, Coria,
Talavera Vieja, Trujillo.
- Vías de comunicación: Vía de la Plata

- Economía:
Agricultura
- Latifundios
- Villas: Monroy, Solana de los Barros, Montijo
- Aceite y vino
- Caballos y ovejas
Minería
- Oro, plomo, plata, hierro
- Canteras: Granito, mármol
Artesanía
- Cerámica, vidrio
- Industria de fundición
- Talleres de pintura y mosaico
Comercio
- Mercados
- Extensión de moneda romana
- Cultura
- Actual provincia de Badajoz, más romanizada que Cáceres
- Muchos restos en: Mérdia, Alange, Alcántara…
S La crisis del siglo III y sus repercusiones en Hispania
A finales del siglo III d. C. –comienzos del Bajo Imperio -siglos III a V- se
produce una crisis que afecta a todo el Imperio Romano y, lógicamente, a Hispania.
Las interpretaciones tradicionales de esta crisis ponían el acento en el
siguiente hecho: A la muerte de Alejandro Severo en el 235, la sucesión pacífica
dejó de funcionar. Se produce la lucha entre las legiones partidarias de uno u otro
candidato al trono imperial y el consiguiente abandono de la defensa de las fronteras
imperiales, que facilitarán las sucesivas invasiones bárbaras, causantes directas del
fin del mundo romano.
Todo esto es cierto en parte. En realidad, se trata de la punta de un iceberg. La
causa determinante es la crisis del sistema esclavista.
Se dan unos cambios en la economía y sociedad esclavista, que empezó a ser
sustituida por nuevas formas que llevaron al feudalismo posterior: el colonato. El
colono, antecedente del siervo medieval, es un individuo que trabaja la tierra para un
señor y a cambio de recibir su protección, le entrega una parte de la cosecha. Aunque
vive en la miseria, cuanto más produzca más tiene, por lo que tiene más interés que el
esclavo en aumentar la producción. Estos cambios se producen en los siglos III, IV y
V y continúan en la España visigoda (siglos V a VIII).
Los esclavos dejan de ser rentables por causas diversas: Fin de las grandes guerras
de conquista, rebeliones frecuentes, influencia del cristianismo, y van siendo
sustituidos por colonos.
Hay una crisis económica general: crisis del comercio, inflación, crisis
monetarias (devaluación de la moneda), de la artesanía...
Se da una decadencia de las ciudades, que se rodean de murallas, por los fuertes
impuestos, los peligros de invasiones... Hay una tendencia a huir al campo. La antigua
burguesía urbana –obligada a ocupar las magistraturas municipales y a cobrar
impuestos- se traslada a fincas rurales, trabajadas por colonos: pequeños propietarios
arruinados, antiguos esclavos... El centro de explotación de estas fincas será las villa,
residencia de los grandes latifundistas. En el territorio dominado por estas villas se

incluyen dependencias para la explotación económica y aldeas de poblamiento para los
colonos. Villas extremeñas: La Cocosa, Medellín, Ibahernando, etc.
Hubo crisis o, quizás, estancamiento demográfico, con abundantes pestes. Las
ciudades bajaron de población, pero el campo subió.
A partir de la segunda mitad del siglo III comenzaron a manifestarse síntomas de
crisis en Hispania, como en el resto del Imperio. Muchas explotaciones mineras se
abandonaron; disminuyeron las grandes obras urbanas; algunas ciudades, como
Itálica, Baelo Claudia o Ampurias5 entraron en clara decadencia; y disminuyó la
exportación de muchos productos.
Se dieron también revueltas campesinas. El origen de estas revueltas habría
que buscarlo sobre todo en las altas cargas fiscales, que gravaban al campesinado,
arruinaban a los pequeños propietarios y les obligaban a entregar la tierra a los grandes
terratenientes, convirtiéndose así en colonos de las villas. Estas revueltas, que recibieron
el nombre de bagaudas, tuvieron especial relevancia en las zonas menos
romanizadas del norte, como el territorio de los vascones.
Y, también, crisis de las construcciones públicas.
El Cristianismo en Hispania
En principio, es una religión fundamentalmente de pobres (todos los hombres
son iguales ante Dios) de la ciudad (pagano es el campesino, el habitante del pagus).
Se trata, como el mitraísmo, de una religión mistérica porque propugna la inmortalidad
del cuerpo o del alma corporizada bajo la idea de salvación. También se caracterizan las
religiones mistéricas por la realización de ritos de purificación (bautismo) y de unión
con la divinidad.
Algunos emperadores vieron al cristianismo como desintegrador del Imperio. Los
emperadores que más persiguieron a los cristianos fueron los más destacados en la
defensa y reestructuración del Imperio. Las razones para ver a los cristianos como
enemigos son diversas: son monoteístas que critican duramente la religión romana, no
adoran al emperador, al principio no admitían soldados en sus filas, niegan la
esclavitud... Van contra las bases del Imperio. Son perseguidos hasta el 313, fecha
del Edicto de Milán del emperador Constantino, que da libertad religiosa. Y en 392
Teodosio prohíbe el culto a los dioses paganos, convirtiéndose el cristianismo en la
religión oficial del Imperio. El poder, no pudiendo acabar con el cristianismo, lo
asimila. A partir de este momento, se produce un estrecho maridaje entre la Iglesia y
el Estado.
En España entró la nueva religión por los puertos mediterráneos. No es probable
la venida de Santiago, pero sí la de San Pablo. En el siglo IV ya se ha difundido el
cristianismo por todos los estratos sociales. En el concilio de Iliberris (Granada mejor
que Elvira), entre el 304 y el 314, se dan normas para mantener la pureza de creencias y
costumbres.
5 Recuérdese que, en principio, era una colonia griega aliada de los romanos, donde éstos desembarcaron.
Pasó luego, como toda la Península, a estar dominada por Roma.



Texto


Documento 1: La guerra de Augusto contra cántabros y astures
"En Occidente, casi toda Hispania estaba pacificada, a excepción de la parte que toca
las últimas estribaciones de los Pirineos y que baña el océano Citerior. En esta región
vivían pueblos valerosísimos, los cántabros y los astures, que no estaban sometidos al
Imperio. Fueron los cántabros los primeros que demostraron un ánimo de rebelión más
resuelto, duro y pertinaz. No se contentaron con defender su libertad, sino que
intentaron subyugar a sus vecinos los vaceos, turmogos y autrigones a quines fatigaban
con frecuentes incursiones. Teniendo noticias de que su levantamiento iba a mayores,
César no envió una expedición, sino que se encargó él mismo de ella. Se presentó en
persona en Segisama e instaló allí su campamento. Luego dividió al ejército en tres
partes e hizo rodear toda Cantabria, encerrando a este pueblo feroz en una especie de
red, como se hace con las fieras (...).
Los astures por ese tiempo descendieron de sus nevadas montañas con un gran
ejército (...) y se prepararon a atacar simultáneamente los tres campamentos romanos.
La lucha contra un enemigo tan fuerte, que se presentó tan de repente y con los planes
tan bien preparados, hubiera sido dudosa, cruenta y ciertamente una gran carnicería, si
no hubieran hecho traición los brigicinos (...). Estas luchas fueron el final de las
campañas de Augusto y el fin de la revuelta de Hispania".
Floro, Compendio de la Historia de Tito Livio.
Floro, Lucio Anneo o Julio (siglos I-II d. C.)
Historiador latino de origen africano. Fue amigo del emperador Adriano y
residió mucho tiempo en Roma y en Tarraco. Es autor de un Compendio de la historia
romana, panegírico de la gloria de Roma. Dicho compendio es un resumen de la obra de
Tito Livio
Tito Livio
Tito Livio (59 a.C.-17 d.C.), historiador romano, cuya principal obra, denominada
Ab urbe condita libri CXLII (más conocida como Décadas), es una de las fuentes más
importantes sobre la historia más antigua de Roma y uno de los mejores trabajos de la
literatura latina. Tito Livio nació en Patavium (actual Padua), en el norte de Italia, pero
posiblemente pasó la mayor parte de su vida en Roma, donde fue tutor del futuro
emperador Claudio I. Sus Décadas son una narración en 142 libros de los
acontecimientos ocurridos desde la legendaria fundación de la ciudad en el 753 a.C.
hasta el 9 a.C., publicados entre el 26 a.C. y el 14 d.C.
Tito Livio escribió durante el reinado del emperador Augusto, cuando el Imperio
romano dominaba el mundo mediterráneo, con la intención tanto de demostrar que
Roma había sido destinada a la grandeza ya desde los días de sus humildes orígenes,
como de proporcionar un fondo adecuado para las glorias de la época de Augusto. Usó
el material que encontró en los relatos de historiadores romanos anteriores a él, sin
intentar diferenciar hechos veraces de los ficticios; de ahí que su trabajo se distinga
más por su estilo literario y habilidades dramáticas que por su exactitud histórica. Su
obra fue la historia de Roma más leída y admirada hasta el Renacimiento.
Biblioteca de Consulta Microsoft ® Encarta ® 2005. © 1993-2004 Microsoft
Corporation. Reservados todos los derechos.

Para poder comentar el texto, hay que tener una base, la cual se obtiene:
comprendiendo y estudiando el tema al que corresponde el documento, ya que el
texto hará referencia a alguna de las preguntas que se han desarrollado en el
mismo,
leyendo el texto tantas veces como sea necesario, para poder comprenderlo. En
el texto hay palabras clave que debemos conocer:
- Augusto. Conocido como Octavio, fue el primer y más importante de los
emperadores romanos (inauguró el periodo de la historia de Roma llamado
Imperio), dando a Roma paz, prosperidad y grandeza. Dirigió en persona las
guerras contra cántabros y astures, últimos pueblos de la Península aún no
sometidos. Su victoria significó el fin de la conquista de Hispania (conquista
que, como sabemos, duró casi doscientos años, desde el 218 a.C. hasta el 19
a.C.). En el texto se le cita como César.
- Cántabros. Pueblo prerromano que ocupaba algo más que la actual
Cantabria. Englobado dentro de los celtas o indoeuropeos, hoy se dice sería
el resultado de la fusión de pueblos indígenas (iberos o ligures) con los
celtas. Eran belicosos y se resistieron a la dominación romana. Vencidos por
los romanos, sus líderes fueron sacrificados y el resto vendido como esclavos
por la Península.
- Astures. Pueblo prerromano de lengua céltica (indoeuropea) que habitaba en
las actuales provincias de Asturias y León. El origen y formación de estos
pueblos fue la mezcla de una población autóctona con otra llegada de
Centroeuropa. Junto con los cántabros, opusieron gran resistencia a la
romanización, siendo sometidos en la última etapa de la conquista romana
(29 a.C.-19 a.C.).
- Hispania. Nombre dado en la antigüedad a la Península Ibérica. Deriva, al
parecer, de la voz púnica (cartaginesa) Spanija (tierra de conejos), y fue
adoptada por los romanos en lugar de la palabra Iberia utilizada por los
griegos.
- Océano Citerior. Mar Cantábrico.
- Vacceos. Pueblo prerromano. Considerado como celtíbero, teorías recientes
lo cita como pueblo celta. Ocuparon la provincia de Valladolid y parte de las
de León, Palencia, Burgos, Segovia, Ávila, Salamanca y Zamora. Eran
fronterizos con cántabros y astures.
- Turmogos o Turmódigos. Pueblo prerromano celta, pacífico y ganadero.
Sus ciudades estaban en las actuales provincias de Burgos y Palencia.
- Autrigones. Pueblo prerromano cuyo territorio limitaba con el de los
cántabros. Poco celtizados, algunos autores los consideran cercanos a los
vascones y otros a los cántabros.
- Segisama. Actual Sasamón (Burgos), ciudad celtibérica, cuyos habitantes
eran los turmogos.
- Brigicinos o Brigaecinos. Pueblo prerromano que habitaba en la zona de
Benavente (Zamora) con capital en Brigaecium. Traicionaron a los astures,
sus aliados, avisando a los romanos del ataque astur a los campamentos
romanos, quizá no viendo demasiadas posibilidades de victoria.
- Floro, Lucio Anneo (siglos I-II d. C.). Historiador latino autor de un
Compendio de la historia romana, propaganda de la gloria de Roma. Es un

resumen de la obra de Tito Livio. Fijaos que nuestro autor del texto no es
contemporáneo a las guerras cántabras.
- Tito Livio (59 a.C.-17 d.C.). Historiador romano cuya obra Décadas es
fuente importante para la historia de Roma. Narra los sucesos desde la
fundación de la ciudad en el 753 a.C. hasta el 9 a.C. Escribió durante el
reinado del emperador Augusto, cuando el Imperio romano dominaba el
Mediterráneo, con la intención de demostrar que Roma había sido destinada
a la grandeza y ensalzar las glorias de de Augusto. No separó los hechos
realñes de los ficticios; así su obra destaca más por su estilo literario que por
su exactitud histórica.
__
Comprendido el texto, hay que elaborarlo contestando a la pregunta: Localiza y
sitúa el texto, tipo de fuente y naturaleza e ideas más importantes comentadas:
a). Localización y situación del texto.
El texto pertenece a Floro, historiador latino que vivió entre los siglos I y II d.C.
Es un fragmento de su obra Compendio de la historia romana, y que se basó en
otra sobre la historia de Roma del historiador Tito Livio, por lo que Floro no es
contemporáneo a los hechos que se relatan (las guerras contra cántabros y astures),
pero sí Tito Livio, coetáneo del emperador Augusto.
Es un texto subjetivo, porque la intención de Floro –y la de Tito Livio- es contar
la historia como propaganda del poderío romano y, en este caso, del emperador
Augusto.
El texto lo situamos en una de las etapas de la conquista de Hispania por
Roma. Concretamente pertenece a la última fase: toda Hispania estaba dominada y
conquistada salvo la zona norte que ocupaban los pueblos cántabros y astures, pueblos
que opusieron una gran resistencia a ser sometidos y que tantos quebraderos de cabeza
causaron a los romanos, hasta el punto de que fue el propio Augusto el que tuvo que
dirigir la conquista. Esta fase de conquista, la última, iría desde el 29 a. C. al 19 a.C.
b). Tipo de fuente y naturaleza de la misma.
La fuente, por su origen, es secundaria o indirecta: un fragmento de Floro
sobre hechos pasados, pero basándose, para su historia, en la obra de Tito Livio.
Por su contenido, es un documento, por una parte, histórico-literario, ya que
posee un carácter subjetivo (puesto que subjetiva era la historia de Roma de
Tito Livio, en la que se basa Floro, destinada a ensalzar la historia romana y a
sus protagonistas, como a Augusto). Por otra parte, es texto historiográfico,
pues pertenece a un historiador posterior a los hechos.
En cuanto a su destino y finalidad, va dirigido a todo el mundo con finalidad
pública, para que el mundo conozca el poderío y la grandeza de las hazañas del
pueblo romano.
c). Idea o ideas importantes comentadas.
En cuanto al contenido, Floro relata cómo fue la conquista de los últimos
pueblos que quedaban por someter en Hispania, situándolos geográficamente –el
norte-, ofreciendo datos sobre su carácter -valerosos- y exponiendo los motivos

por los que debían ser sometidos: por ser rebeldes al dominio romano y amantes
de la independencia y libertad, y porque atacaban a pueblos ya conquistados y
romanizados, como es el caso de las incursiones que hacían contra los vacceos,
turmogos y autrigones.
Dice Floro que fue el propio Augusto –César- el que se puso al frente de las
guerras.
Para derrotar a los cántabros, nos dice que instaló su campamento en Segisama
(actual Sasamón, provincia de Burgos), dividiendo al ejército en tres partes para
rodear a los cántabros.
Para derrotar a los astures, que tenían un plan de ataque por sorpresa a los
campamentos romanos, fue necesaria la traición de los brigicinos, pueblo aliado
de los astures, quizá convencidos de que la victoria contra los romanos era
imposible, avisando del ataque astur.
Termina diciendo Floro que con estas campañas se puso fin a la conquista de
toda Hispania (nombre con que los romanos denominaron a la Península
Ibérica).
El tema o idea esencial del fragmento, de forma muy resumida, sería: el
sometimiento de los últimos pueblos rebeldes a la conquista romana,
ensalzando tanto a los vencidos –para dar más valor a la victoria- como,
sobre todo, a los vencedores, los romanos, y en particular a Augusto,
añadiendo, de esa manera, otro episodio glorioso de la historia de Roma.
En cuanto a la estructura, o partes, cada una con su idea importante, sería la
siguiente:
- Primero aparece la idea de que sólo faltaba por pacificar en Occidente,
y en Hispania concretamente, la zona del norte ocupada por cántabros y
astures, señalándonos que esos pueblos rebeldes eran muy valerosos –
de esa manera se le da más importancia a la victoria romana sobre
ellos-.
- Luego nos habla de los cántabros y cómo fueron derrotados:
. dice que eran rebeldes y amantes de su libertad e independencia,
. expone la causa oficial del ataque a los cántabros: no sólo no querían
ser sometidos, sino que cometían razzias y ataques a pueblos ya romanizados:
vacceos, turmogos y autrigones. Roma y Augusto no podían permitir estas
incursiones contra pueblos ya “romanos”. Pero las causas reales fueron:
  • económicas: por las riquezas minerales de la zona,
  • políticas: proteger a los pueblos de la Meseta de las rapiñas de
los cántabros, y completar la conquista de Hispania.
. luego refiere que fue el propio Augusto el que dirigió las operaciones.
Con ello ensalza las dotes estratégicas del emperador y su deseo de pacificar la
zona. Pero la realidad es otra: cántabros y astures habían dado tantos problemas
a los romanos -incapaces, durante mucho tiempo, de derrotarlos- que tuvo que
personarse el propio Augusto en la península, instalando su campamento en
Segisama.
. por fin cuenta cómo fueron vencidos los cántabros: Augusto dividió a
su ejército en tres partes, rodeando a los cántabros y encerrándolos –insiste en la
ferocidad de estos pueblosGrupo

- La tercer parte se refiere a los astures y cómo fueron derrotados también:
. bajaron de las montañas nevadas para atacar simultáneamente y por
sorpresa a los tres campamentos romanos.
. ensalza a los vencidos (dando más importancia la victoria romana),
porque si no hubiese sido por la traición de los brigicinos, la lucha hubiese sido
cruenta y con un desenlace dudoso.
Concluye el texto cerrando el “paréntesis” con el que se abría al comienzo. Si al
principio Floro nos dice que quedaban por someterse a Roma esos pueblos del
norte, finaliza refiriendo que esas campañas pusieron fin a las revueltas de
Hispania. Fue la culminación de una larga empresa de Roma, la conquista total
de Hispania, iniciada 200 años antes, y cuyo éxito fue mérito y gloria del
Emperador. El propio Augusto, en su obra Res Gestae, resaltando sus aciertos
donde otros fracasaron, dice: Rescaté en Hispania, vencidos los enemigos,
numerosos estandartes militares perdidos por otros generales



Notas


¹ Sagunto está al sur del Ebro; por tanto, fuera de la zona de influencia romana según el Tratado del Ebro, por lo que los romanos incumplieron dicho tratado. Algunos escritores romanos llegaron a decir que Sagunto está al norte del Ebro, para justificar el ataque de Roma.

² Metelo fundó Medellín (Castra Cecilia Metellium) en su guerra contra Sertorio en el -72.

³ Hispania es el nombre que dan los romanos a toda la península ibérica (España y Portugal actuales)



Descargar en pdf


Descagar el tema en PDF

Volver a Historia de España de 2º de Bachillerato