[Temas de Historia]

icono-his-mini.pngLA ESPAÑA DE LOS REYES CATÓLICOS


LOS REYES CATÓLICOS Y LA CONSTRUCCIÓN DEL ESTADO

MODERNO


1. Introducción
2. La configuración del territorio.
2.1.La unión dinástica de Castilla y Aragón.
2.2.La unificación territorial
2.2.1. La conquista del reino de Granada.
2.2.2. La anexión de Navarra.
2.2.3. La conquista de Canarias
2.2.4. La conquista de Melilla
3. La formación del Estado Moderno (la monarquía autoritaria de los RR.CC.). El
sistema político y los órganos de gobierno
3.1. Problemas sociales.
3.2. Reorganización institucional.
3.3. La política religiosa.
4. Las proyecciones exteriores.
4.1. La política matrimonial
4.2. Portugal
4.3. La expansión mediterránea
4.3.1. Italia
4.3.2. Norte de África
4.4. La expansión atlántica: Canarias y América.
5. Muerte de Isabel de Castilla. La sucesión problemática y las regencias.
6. Economía

1. Introducción
El reinado de los Reyes Católicos puede considerarse como el punto de partida
de la Edad Moderna en España, ya que en algunos aspectos marcó el comienzo de una
nueva época:
-la autoridad monárquica se impuso sobre la poderosa nobleza, consiguiendo
por fin los RR.CC. la instauración de una monarquía autoritaria;
-se finalizó la Reconquista con la incorporación del reino de Granada;
-se implantó una política de unidad religiosa, que acabó con la tolerancia hacia las
prácticas y creencias musulmanas y judías;
-se descubrió un nuevo continente y
-se fraguó la unión entre Castilla y Aragón, aunque ésta fue sólo de tipo
personal, por el matrimonio de los reyes (1469), sin que se pretendiera dar un paso
hacia la integración política de sus reinos en una monarquía unitaria. El matrimonio de
Isabel de Castilla con Fernando de Aragón, eso sí, será clave para la unificación
peninsular y creación de España. Consiguieron la unificación territorial, no la política.
Castilla y la Corona de Aragón conservaron sus autonomías, sus leyes, sus instituciones,
sus monedas... Eso sí, ambos reyes pertenecían a la dinastía de los Trastámaras.
- se anexionaron Granada, Navarra, Canarias y Melilla


2. La configuración del territorio
2.1.- S La unión dinástica de Castilla y Aragón: La guerra civil castellana y el
acceso al poder de los RR.CC.
Los últimos años del reinado de Enrique IV en Castilla se caracterizan por la
inestabilidad política suscitada ante el problema sucesorio abierto por el rey, al
rectificar éste su apoyo inicial a la sucesión de su hermana Isabel, con la que estaba
comprometido a través del Pacto de Guisando (1468)1. Contrariado por la boda de
Isabel con Fernando de Aragón -1469-, Enrique IV nombra como heredera de la Corona
de Castilla, tras las Capitulaciones de Cervera, a su hija Juana la Beltraneja,
considerada ilegítima por una parte de la nobleza.
Esta decisión provoca una guerra civil que enfrenta a los defensores de Isabel
con los partidarios de la entronización de doña Juana (Portugal, Francia, una parte de la
nobleza y ciudades castellanas). Con el apoyo de la mayor parte de las ciudades
castellanas y de la Corona de Aragón, y tras rechazar al ejército francés y portugués y
derrotar a los nobles que apoyaban a doña Juana en la batalla de Toro, Isabel logra
imponerse finalmente, siendo coronada en diciembre de 1474 como reina de Castilla.
El tratado de Alcaçobas (1479) puso fin a la guerra con Portugal, ingresando Juana
ingresaba en un monasterio portugués. El fin de la guerra coincide con el fallecimiento
de Juan II de Aragón y el ascenso al trono de su hijo Fernando, con lo que culmina la
unión dinástica de las dos coronas en las figuras de Isabel de Castilla y Fernando de
Aragón.
Isabel firma con Fernando la Concordia de Segovia (1475), pacto por el cual
reina conjuntamente con su marido2 La Concordia de Segovia estipulaba los
principios de la unión personal de ambas Coronas: en los documentos reales Castilla
precedería a Aragón, y Fernando a Isabel; cada reino mantendría la administración
de sus propias rentas y la concesión de mercedes y oficios se reservaba a cada
monarca en sus reinos. La unión personal tuvo plenos efectos a partir de 1479, cuando
tras la muerte de Juan II Fernando accedió al trono aragonés.
Pero, aunque los Reyes Católicos -título concedido en 1494 por el Papa
Alejandro VI- gobernaron conjuntamente en todos sus territorios, la unión de Castilla y
Aragón fue meramente dinástica, ya que cada reino conservó sus propias leyes e
instituciones, sus monedas y sus sistemas de pesos y medidas. Había aduanas entre
ambos reinos. No se plantearon crear una monarquía centralizada. Castilla y
Aragón mantienen su organización política respectiva. Sólo están unidos en cuanto
a política exterior, aunque las zonas de influencia son distintas: Italia es la zona de
influencia aragonesa y América y el Norte de África castellana. Prueba de que la
unión no es total es que al morir Isabel, Fernando no será nunca rey de Castilla
sino regente. Si el hijo que Fernando tuvo con Germana, Don Juan de Aragón, hubiese
vivido más que unas horas, habría heredado el trono de Aragón.
Aunque gobernaron en régimen de igualdad en todos sus territorios, las
diferencias entre la Corona de Castilla y la de Aragón son destacables. Castilla
superaba a Aragón en extensión territorial y población (tenía más de ¾ partes de la
población peninsular). También disfrutaba de mayor riqueza económica basada
1 El cerro de Guisando se sitúa en la actualidad en El Tiemblo (Ávila).
2 El lema “Tanto monta, monta tanto” lo concibió Antonio de Nebrija para Fernando el Católico y aludía
al nudo gordiano de Alejandro Magno que había que cortar o desanudar. Este lema pasó a significar la
parte que a cada uno le correspondía en el gobierno según la Concordia de Segovia.


básicamente en la ganadería ovina trashumante, controlada por la Mesta, lo que
generaba un importante comercio de exportación de lana, principalmente con Inglaterra.
Además, Castilla era un estado unido (un gobierno, una moneda, unas Cortes y sin
aduanas internas), al contrario que Aragón con tres reinos que poseían instituciones
propias.
S 2.2.- La unificación territorial
Al advenimiento de los RR CC, en la Península había cinco reinos:
a) La Corona de Aragón. Era un estado federal formado por los reinos de Aragón,
Cataluña (que incluía las actuales Baleares) y el de Valencia.
b) El Reino de Navarra, en manos de una dinastía francesa.
c) Reino de Castilla, cuyo origen está en el reino de Asturias, luego astur-leonés. De él
se independizó el Condado de Castilla, que se convirtió en reino. Lo formaban las
actuales Galicia, Cantabria, Asturias, Castilla y León, Castilla la Mancha, Madrid,
Extremadura, Andalucía, País Vasco, Canarias (conquistadas en tiempos de los RR CC)
y una parte de Murcia (Murcia fluctuó entre los reinos de Castilla y Aragón).
d) Reino de Granada, en manos musulmanas.
e) Reino de Portugal, independiente desde el siglo XII.


2.2.1.- La conquista del reino de Granada
El reino nazarí de Granada3, último reducto musulmán, es el primer objetivo
de la nueva política conjunta de los reinos de Castilla y Aragón. El reino se había
mantenido como vasallo de Castilla desde 1246. Los Reyes Católicos, para orientar el
carácter belicista de la nobleza y finalizar la Reconquista, deciden tomar Granada. La
guerra civil granadina entre bandos nobiliarios rivales (abencerrajes y zegríes) facilitó
los avances cristianos. La conquista fue una guerra de asedios más que de batallas a
campo abierto.
La ofensiva final se produce en 1489, en la que los Reyes Católicos combinan
la diplomacia con el asedio militar a la ciudad de Granada. La capital nazarí resiste
durante meses, a pesar de tener cortadas las líneas de suministro. Finalmente es ocupada
por las tropas cristianas el 2 de enero de 1492: el último rey nazarí, Boabdil, se retira,
según lo acordado, al señorío de la Alpujarra granadina, y se pone fin a más de
setecientos años de presencia musulmana en la península Ibérica.
En principio, respetaron la religión musulmana de los vencidos
(Capitulaciones de Santa Fe4), aunque más tarde los musulmanes fueron obligados a
bautizarse.
La caída de Granada provoca un gran impacto tanto en el mundo occidental
cristiano como en el oriental musulmán. Para los cristianos, el triunfo de los Reyes
Católicos supone la constatación de su hegemonía cultural sobre el Islam. Para los
musulmanes, la derrota constituye un dramático epígono de la expansión iniciada tras la
muerte de Mahoma y el inicio de un retroceso global de sus posiciones en el
Mediterráneo occidental.
2.2.2.- La anexión de Navarra
La incorporación de Navarra se produjo años después de la muerte de Isabel. El
pretexto alegado fue una supuesta conspiración de Navarra y Francia contra Castilla5,
que sirvió a Fernando el Católico para enviar en 1512, al duque de Alba a ocupar
militarmente Pamplona y seguidamente todo el territorio navarro. En 1515, en las
Cortes de Burgos, Fernando anexionó el reino de Navarra a la Corona de Castilla,
pero en plano de igualdad, conservando la autonomía de sus fueros e instituciones
y su condición de reino propio.
2.2.3.- Conquista de Canarias
Las primeras iniciativas de conquista de las islas Canarias datan de 1402
(comienzos del XV) cuando el rey de Castilla Enrique III otorgó a Juan de Bethencourt
el señorío de las islas para su conquista y evangelización frente a las pretensiones
portuguesas, reconociéndose a mediados del siglo XV su soberanía sobre las islas de
Lanzarote, Fuerteventura, La Gomera y Hierro. Pero fue tras la guerra de sucesión
castellana y el Tratado de Alcaçovas, cuando los Reyes Católicos tomaron a su cargo la
conquista las tres islas restantes: Gran Canaria, La Palma y Tenerife. Para ello utilizaron
el sistema de capitulaciones. Por este procedimiento se establecía un contrato con
capitanes y eclesiásticos para que llevaran a cabo la conquista y evangelización de los
3 Dicho reino estaba originariamente integrado por territorios de las actuales provincias de Almería,
Granada y Málaga.
4 No confundir estas capitulaciones con la que firmaron los reyes con Colón, de idéntico nombre.
5 Otro pretexto fue que los reyes de Navarra eran herejes, por lo que Fernando pidió permiso al Papa para
atacarla (¿vemos cómo se usa la religión como pretexto para fines políticos?).


nuevos territorios en nombre de la monarquía, pasando a ser tierras de realengo. Este
método sería aplicado después en América. Las islas estaban habitadas por gente que se
hallaban en grado de desarrollo neolítico. El grupo más numeroso era el de los
guanches en Tenerife, bajo la jefatura de los menceys. Los pobladores canarios
asimilaron la cultura de los conquistadores y se mezclaron sin conflictos. Por su
situación geográfica, las Islas se convirtieron en una escala de aprovisionamiento de
gran valor en las expediciones del descubrimiento y colonización de América.
2.2.4.- Conquista de Melilla6
Importante factoría fenicia, conocida con el nombre de Rusaddir, estuvo en manos
de los cartagineses desde el siglo VI a.C. Los romanos ocuparon este territorio y le
concedieron la categoría de colonia. A principios del siglo V d.C., fue conquistada por
vándalos y visigodos, y a partir de la expansión musulmana por el norte de África se
incorporó al mundo árabe, siendo un puerto pirata; fue en esta época cuando cambió de
nombre y pasó a llamarse Melilla. En el 927, Abd al-Rahman III la incorporó al emirato
que dos años más tarde habría de convertirse en el califato de Córdoba. No obstante,
pronto dejó de estar vinculada políticamente con al-Andalus. Durante el reinado de los
Reyes Católicos, en 1497, fue conquistada por tropas cristianas y pasó a depender de la
Corona de Castilla. Tres años antes, castellanos y portugueses habían llegado a un
pacto que, entre otras cosas, repartía sus áreas de influencia norteafricana: era el Tratado
de Tordesillas. La Capitulación de Cintra, acordada asimismo entre Castilla y Portugal,
fijó en 1509 nuevamente los límites norteafricanos de ambos reinos y estableció que el
territorio donde se encontraba Melilla pertenecería a los castellanos.

S 3. La formación del Estado Moderno (La Monarquía autoritaria de los RR.CC.
Analiza el sistema político y los órganos de gobierno)
Los RR CC se propusieron transformar una monarquía de tipo feudal, con
predominio de la nobleza, en una monarquía autoritaria, con predominio de los reyes.
Para ello iniciaron reformas encaminadas a restaurar la paz social y a reforzar la
autoridad de la monarquía, dotándola de instrumentos de control.
3.1.- Problemas sociales
Los payeses de remensa eran campesinos adscritos a la tierra de forma
hereditaria, que podían romper dicha adscripción mediante el pago de una cantidad de
dinero, la remensa. Además de la remensa, los campesinos soportaban los denominados
malos usos (seis, contando la remensa). Se trataba de seis obligaciones o condiciones
abusivas impuestas para mantener la relación del campesino con la tierra de trabajo. El
levantamiento de los payeses contra la nobleza en 1484 determinó el apoyo de la
6 En cuanto a Ceuta, pertenece en esta época a Portugal. Pasará a España cuando Portugal se le una en
tiempos de Felipe II y, una vez independizado Portugal, la nobleza ceutí prefirió seguir perteneciendo a
España.


monarquía a los nobles y, tras la derrota de los insurrectos, fueron ajusticiados sus
principales dirigentes.
La Sentencia Arbitral de Guadalupe de 1486 acaba con el conflicto, ya que a
cambio del pago de un censo a sus señores, los payeses consiguieron la abolición de los
malos usos y el reconocimiento de su domino sobre la tierra con facultad para
traspasarla. El señor seguía teniendo la propiedad de la tierra, mientras que el
campesinado conservaba el dominio útil a cambio de una renta.
La nobleza era el grupo que más podía truncar las aspiraciones autoritarias de la
Corona. Por ello se redujo su poder político apartándola de los cargos superiores de la
administración, que fueron ocupados por juristas y letrados universitarios. Como
compensación, se consolidó su riqueza económica y su poder social y apenas se
menoscabó su poder jurisdiccional. Cuando no hubo más remedio, la sometieron
militarmente. Recibieron cargos en la Corte.
3.2.- Reorganización institucional
Las Órdenes Militares, creadas en el siglo XII con el espíritu de cruzada de la
Reconquista, se habían convertido en poderosas instituciones con elevadas rentas y un
inmenso patrimonio territorial. Los RR CC se propusieron controlarlas, para limitar su
poder político y para beneficiarse de sus rentas, que compensarían las pérdidas de la
Corona. Para ello presionaron a las Órdenes Militares castellanas para que eligieran al
rey como gran maestre de cada una de ellas. De este modo, Fernando fue nombrado
gran maestre de la Orden de Calatrava en 1487, de la de Alcántara en 1494 y de la de
Santiago en 14997.
Los Reyes Católicos desarrollaron una política de fortalecimiento de las
instituciones de gobierno, creando una serie de organismos nuevos y reforzando los
existentes.
- Crearon la Santa Hermandad, cuerpo armado que debía garantizar la
seguridad en las ciudades y los campos, y reprimir el bandidaje en los caminos, incluido
el bandidaje de la pequeña nobleza.
- En la milicia crearon el núcleo de un ejército profesional permanente,
basado en la movilidad de la caballería ligera y la infantería.
- Someten a la Iglesia con la creación del Patronato Real, que da una serie de
poderes a los reyes sobre la Iglesia, incluida la presentación de obispos al Papa.8
- En materia de justicia, consolidaron la Chancillería, con función de tribunal
superior, con dos sedes: Valladolid y Granada, y la Audiencia, como tribunales de
rango inferior a las Chancillerías, también con dos sedes: una en Santiago y otra en
Sevilla. Se crea una chancillería en cada uno de los reinos y principados que componen
la Corona de Aragón.
- Crearon la figura del corregidor, especie de alcalde delegado del rey en las
ciudades y municipios. Lo designaba el rey y lo costeaba el municipio, lo que le daba un
carácter impopular.
- Establecen embajadores permanentes en los principales países.
- Modernizaron el Consejo Real, al desbancar de éste a la alta nobleza y el
clero, sustituidos por burgueses letrados fieles a la Corona, siendo el órgano de gobierno
más importante. Se constituyeron consejos especializados en ciertas materias, como el
7 La Orden del Temple había sido suprimida en toda Europa en el siglo XIV.
8 Este privilegio de los reyes sobre la Iglesia, que también lo tuvo Franco, consistía en presentar al Papa
varios candidatos elegidos por los reyes para que de entre ellos el Papa eligiese a uno como obispo. Los
curas que eran presentados al Papa eran, evidentemente, de la confianza de los reyes.


de Aragón, la Inquisición o el de Indias. La Inquisición la fundaron para perseguir a
los falsos conversos. A veces, se usa contra enemigos políticos (Antonio Pérez, en
tiempos de Felipe II). Se trata de la única institución común a ambas coronas. El
Papa otorga a los Reyes Católicos amplios poderes para designar a los principales
cargos del Tribunal: Inquisidor General y Consejo. Torquemada fue el primer
Inquisidor General de Castilla y Aragón. Los demás asuntos los seguía tratando el
Consejo Real, que estaba por encima de todos los demás y que acabó
denominándose Consejo de Castilla, como prueba del predominio de esta corona. Al
tratarse de órganos consultivos, nunca suplantaron la capacidad decisoria de la Corona.
- En la fiscalidad, los reyes aseguraron la capacidad recaudadora de la
Hacienda Real, para cobrar más impuestos y ser más poderosos. La alcabala, que
gravaba las transacciones económicas, constituía la principal fuente de ingresos. En las
Cortes de Toledo de 1480 sometieron a revisión las mercedes concedidas por los reyes
anteriores, lo que permitió recuperar parte del patrimonio real.
Aunque evidentemente no se trata de una institución, también hay que citar,
cuando se habla de la creación de una monarquía autoritaria, la expulsión de los judíos
en 1492, lo que trajo consecuencias económicas negativas. Su objetivo fue conseguir un
estado lo más homogéneo posible.
De esta forma, el poder real crece y se centraliza, y se impondrá a la nobleza que
cada vez dependerá más de la monarquía. Se impone, pues, la monarquía autoritaria
que defendían.
S 3.3.- La política religiosa
Esta pregunta la tenemos en dos apartados: Uno es La política religiosa de los
RR.CC., y otro La Expulsión de los judíos. Si nos preguntan por la expulsión de los
judíos, los mudéjares y gitanos sólo hay que citarlos, y la política de reforma del clero
no hace falta citarla.
Tomado del tomo 5 de la Historia de España de Historia 16, por Julio Valdeón Baruque.
Madrid, 1981
La política religiosa de los RR.CC. podemos concretarla en la creación del
tribunal de la Inquisición para perseguir a los falsos conversos, la expulsión de
judíos, el bautismo forzoso de los mudéjares, el problema de los gitanos y la
reforma del clero. Liquidaron la tradicional tolerancia practicada en los reinos
hispánicos en los siglos anteriores. La convivencia entre cristianos y judíos estaba muy
deteriorada desde mediados del siglo XIV. La hostilidad de los cristianos viejos contra
los conversos había derivado en persecuciones violentas, algunas en vísperas de subir
Isabel al trono castellano.
1) El problema converso era social y religioso. La posibilidad que tenían los
cristianos nuevos de acceder a los puestos de mando en las oligarquías urbanas suscitó
el recelo de las masas populares de las ciudades. Además, se extendía la idea de que
los conversos seguían en buena medida fieles a la tradición judaica. Las acciones
más repulsivas (incluidos asesinatos rituales) eran achacadas, en la mentalidad popular,
a los judaizantes. En este contexto, los RRCC pensaron en la posibilidad de arbitrar un
procedimiento para perseguir a los falsos conversos. Ese instrumento fue la
Inquisición, tribunal que ya había existido en Europa en la Edad Media. Quizás
intervinieron en la decisión algunos conversos, rabiosamente hostiles a sus antiguos
correligionarios.


Pero en la mente de los monarcas, el tribunal, aunque aprobado por Roma,
debería de estar a sus órdenes. La Inquisición también sería, por tanto, un instrumento
político. El Papa Sixto IV autorizó a los RR.CC. en 1478 a nombrar inquisidores para
actuar en Sevilla. Los procedimientos de los inquisidores sevillanos acompañaron a la
institución a lo largo de toda su historia: admisión de denuncias anónimas, empleo de
la tortura como medio para arrancar confesiones, etc. A la confiscación de los
bienes de los condenados se añadía la transmisión de la infamia a sus herederos. El
tribunal podía imponer penas diversas (cárcel, multas, azotes...), pero si un reo era
castigado con la pena capital se le entregaba a la justicia secular, que se encargaba de
ejecutar la sentencia.
Desde Sevilla, la Inquisición se extendió a toda España, incluida la Corona de
Aragón, lo que causó graves alteraciones en aquel territorio. El tribunal logró un notable
desarrollo cuando fue nombrado en 1484 inquisidor general para Castilla y Aragón el
dominico fray Tomás de Torquemada [un converso]. Sólo en los tres primeros años
perecieron en Sevilla en la hoguera más de quinientas personas.
S 2) La otra medida religiosa tomada por los RR.CC. fue la expulsión de los
judíos, obligados a salir de sus reinos mediante un decreto de marzo de 1492. Se les
concedía un plazo de cuatro meses para hacer efectiva la orden y se les permitía
llevarse sus bienes, aunque no en forma de metales preciosos.
La comunidad judía, después de los pogroms de 1391 y de las conversiones
masivas que les siguieron, estaba muy debilitada. Los RR.CC. practicaron inicialmente
una política de protección a los hebreos, al igual que habían hecho sus antecesores.
Incluso en la Corte había destacados hombres de negocios hebreos, como Abraham
Seneor.9 Pero la hostilidad popular era grande y seguía creciendo10. Ello explica que
en las Cortes celebradas en Toledo en 1480 se acordara obligar a los judíos y a los
mudéjares a residir en zonas cercadas a la manera de guetos (aljamas y morerías).
Dice el escritor hebreo ibn Verga que los judíos eran amados por los Reyes y de los
sabios, pero odiados por el pueblo y los monjes.
Sufragaron la guerra de Granada. Pero el clima se había deteriorado mucho. Es
probable que los propios conversos tuvieran una participación muy destacada en la
expulsión de los judíos, pues querían establecer una clara barrera de separación entre
ambos.
De modo que, ante la presión popular y con la opinión más que favorable de
muchos eclesiásticos, se firmó el decreto de expulsión en marzo de 1492, dándoles un
plazo hasta fines de julio para abandonar España, a no ser que se bautizasen. Esto
último se sobreentendía, pues no aparece en el decreto. Disponían de ese plazo para
vender sus bienes, ya que no podían sacar oro ni plata, ni mercancías vedadas
(monedas, armas, caballos...). Podían llevarse su fortuna en forma de letras de
cambio.
Para el historiador israelí Netanyahu, dicho decreto fue obra sobre todo de
Fernando el Católico. El judío Isaac Abarbanel intentó que Isabel parara la medida,
pero ésta le contestó que aquella decisión ya la había tomado su esposo.
Los hebreos que salieron de los reinos hispánicos tomaron diversas rutas,
dirigiéndose la mayor parte a Portugal, donde poco después se decretó su expulsión o
conversión, otros al norte de África y otros al Mediterráneo oriental (Palestina),
donde constituyeron la comunidad sefardita (Sefarah es España en hebreo).
9 Este judío, rabino mayor de Castilla, se bautizó en junio de 1492, siendo sus padrinos los propios reyes.
10 Circulaban acusaciones, generalmente falsas, contra los hebreos, como la del Santo Niño de la Guardia,
que hablaba de la crucifixión de un chico de aquella localidad a manos de los judíos.


Como causas de la medida, el propio Valdeón dice en la pág. 67 del número 58
de Historia 16 (Febrero de 1981): “[La medida] no se adoptó simplemente por motivos
de pureza religiosa de los monarcas hispanos, ni fue tampoco, como en repetidas
ocasiones se ha manifestado, un simple ardid para quedarse con los bienes de los
hebreos.
La comprensión histórica de la medida de expulsión11, independientemente del
juicio que hoy nos merezca, tiene que inscribirse necesariamente en las coordenadas de
los reinos hispánicos en la segunda mitad del siglo XV. Una Monarquía centralizada,
como la de los Reyes Católicos, requería una base religiosa uniforme, y ésta,
lógicamente, tenía que proporcionarla la fe cristiana. No cabe la menor duda de que
la propia languidez de las juderías hispánicas en la decimoquinta centuria facilitó el
camino”.
Se ha dicho siempre que aparte de la pérdida demográfica (unos 100.000), la
expulsión fue negativa porque afectó a gentes que desempeñaban actividades
destacadas en la vida mercantil y financiera: crédito, comercio, administración y
medicina. Alemanes, flamencos, genoveses y otros extranjeros sustituirán a los judíos
en la gran finanza y en múltiples aspectos de la actividad mercantil.
El académico Fernando Díaz Esteban12, catedrático de Lengua y Literatura
Hebrea de la Universidad Complutense, ha dedicado su discurso de entrada en la
Academia de Historia al frustrado retorno a España de los judíos en el siglo XVII,
pues la Hacienda Pública estaba en la ruina y los hombres de negocio judíos contaban
con gran capital y una importante organización comercial que podría proporcionar un
alivio a las arcas de la hacienda española13.
3) Respecto a los mudéjares14, Fray Hernando de Talavera, primer obispo
granadino, intentó convertirlos. Le sucedió el cardenal Cisneros, que usó métodos no
contemplados en las capitulaciones. Este clima provocó la sublevación de los
mudéjares granadinos a principios del XVI. Su consecuencia fue el decreto real de
1501 por el que los mudéjares tenían que decidir entre el bautismo o la expulsión.
La mayoría aceptó el bautismo, aunque sin ninguna convicción. Al año siguiente se
tomó una medida de iguales características para los mudéjares de toda Castilla. Sólo
quedaron exentos de esta medida, de momento, los mudéjares de la Corona de
Aragón. Los mudéjares bautizados pasaron a llamarse moriscos, que conservaron
su vestimenta, lengua y costumbres.
4) Respecto a los gitanos, en 1499 los RRCC promulgaron su expulsión, que no
se logró en su totalidad, quizás por su carácter nómada.15
11 Téngase en cuenta que fueron expulsados de casi toda la Europa cristiana antes que de España.
12 Noticia de la agencia EFE de 29-03-2004
13 A comienzos del XIX se planteó de nuevo la vuelta, pero las indemnizaciones pedidas frustraron el
intento, lo mismo que ocurrió en 1850, cuando se descubrió a los sefarditas de Marruecos durante la
guerra de África y el general Primo de Rivera concedió la nacionalidad española a quien la solicitara. En
el siglo XX, en tiempos de Franco, los judíos pudieron volver a establecerse en España y construir un
oratorio-sinagoga en Madrid.
14 El vocablo viene del árabe mudayyan, y significa “a quien le es permitido quedarse”.
15 Por ser poco conocido este asunto, insertamos la pragmática.
"Mandamos a los egipcianos que andan vagando por nuestros reynos y señoríos con sus mugeres e hijos,
que del día que esta ley fuere notificada y pregonada de esta nuestra corte, y en las villas, lugares y
ciudades que son cabeza de partidos fasta setenta días siguientes, cada uno dellos vivan por oficio
conoscidos que mejor supieren aprovecharse, estando de estada en los lugares donde acordaren asentar o
tomar vivienda de señores a quien sirvan, y los den lo que hobieres menester, y no anden más juntos
vagando por nuestros reynos, como lo facen, o dentro de otros setenta días próximos siguientes salgan de
nuestros reynos, y no vuelvan a ellos en manera alguna; so pena que, si en ellos fueren hallados o
tomados, sin oficio o sin señores, juntos, pasados los dichos días, que den a cada uno cien azotes por la


5) Los RR.CC. propugnaron también la reforma del clero, cuyo artífice fue el
cardenal Cisneros. Los franciscanos, la orden de Cisneros, se vieron obligados a
guardar estrictamente la observancia de la regla. También impulsaron los RR.CC. la
reforma del clero secular, en lo relativo a su formación intelectual y a su nivel moral.
DOCUMENTO 4
DECRETO DE EXPULSIÓN DE LOS JUDIOS
Don Fernando y Doña Isabel, por la gracia de Dios rey e reina de Castilla, de León, de
Aragón, de Sicilia, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Mallorca. . . duques de
Atenas y Neopatria. Al Príncipe don Juan, nuestro hijo, e a los Infantes, prelados,
duques, marqueses, condes. . . a los concejos, corregidores, alcaldes ... de todas las
ciudades, villas y lugares de nuestros reinos y señoríos, y a las aljamas de los judíos y a
todos los judíos y personas singulares, de cualquier edad que sean . . . salud y gracia.
Sepades e saber debedes que porque Nos fuimos informados que hay en nuestros reinos
algunos malos cristianos que judaizaban de nuestra Sancta Fe Católica, de lo cual era
mucha culpa la comunicación de los judíos con los cristianos. En las Cortes de Toledo
de 1480 mandamos apartar los judíos en todas las ciudades, villas y lugares de nuestros
reinos, dándoles juderías y lugares apartados donde vivieran juntos en su pecado,
pensando que se remorderían; e otrossí ovimos procurado que se ficiese inquisición . . .
por la que se han hallado muchos culpables, según es notorio. Y consta ser tanto el daño
que se sigue a los cristianos de la comunicación con los judíos, los cuales se jactan de
subvertir la fe católica, que los llevan a su dañada creencia. . . procurando de circuncidar
a sus hijos, dándoles libros para escribir y leer las historias de su ley. . .
persuadiéndoles de que guarden la ley de Moisés, faciéndoles entender que no hay otra
ley nin verdad sino aquella; lo cual todo consta por confesiones de los mismos judíos y
de quienes han sido pervertidos. Lo cual ha redundado en oprobio de la Fe Católica. Por
ende, Nos, en consejo e parescer de algunos prelados, e grandes e caballeros, e de otras
personas de ciencia e de conciencia, aviendo avido sobrello mucha deliberación,
acordamos de mandar salir a todos los judíos de nuestros reinos, que jamás tornen; e
sobrello mandamos dar esta carta por la cual mandamos. . . que fasta el fin del mes de
julio que viene salgan todos con sus fijos, de cualquier edad que sean, e non osen tornar
. . . bajo pena de muerte. E mandamos que nadie de nuestros reinos sea osado de recebir,
acoger o defender pública o secretamente a judío nin judía pasado el término de julio. . .
so pena de confiscación de todos sus bienes. Y porque los judíos puedan actuar como
más les convenga en este plazo, les ponemos bajo nuestra protección, para que puedan
vender, enagenar o trocar sus bienes. Les autorizamos a sacar sus bienes por tierra y
mar, en tanto non seya oro nin plata, nin moneda nin las otras cosas vedadas.
Otrossí mandamos a nuestros alcaldes, corregidores. . . que cumplan y hagan cumplir
este nuestro mandamiento. Y porque nadie pueda alegar ignorancia mandamos que esta
Carta sea pregonada por plazas e mercados.
Dada en Granada, a treinta y uno de marzo de 149216.
primera vez, que los corten las orejas, y estén setenta días en la cadena, y los tornen a desterrar, como
dicho es; y por la tercera vez, que son captivos de los que los tomaren por toda su vida..."
En realidad, ha quedado demostrado que provienen de la India, no de Egipto.
(Pragmática de los Reyes Católicos, promulgada en Medina del Campo, en 1499; recogida en peticiones
de Cortes de 1525, 1528 y 1534.)
16 Granada había sido conquistada el 2 de enero de ese mismo año.


S 4. La proyección exterior (La política exterior de los RR.CC)
4.1.- La política matrimonial
Los Reyes Católicos intentaron reforzar sus relaciones exteriores mediante una
estudiada política de enlaces matrimoniales de sus hijos, que perseguía dos objetivos:
- Consolidar la amistad con Portugal y poner los medios para una futura
incorporación de Portugal a la monarquía hispánica. Para ello casaron a su hija mayor
Isabel con el heredero de la corona portuguesa y tras su muerte, con el propio rey
Manuel I, quien tras enviudar de Isabel se casó con María, la cuarta hija de los Reyes
Católicos. Si el príncipe Miguel, hijo del primer matrimonio de Manuel con Isabel, no
hubiese muerto en 1500 siendo niño, habría heredado todos los reinos de la Península.
- Estrechar relaciones con los vecinos y rivales de Francia (Inglaterra y el
Imperio Romano Germánico) con el fin de aislarla:
. Para obtener la amistad de Inglaterra, casan a su hija menor, Catalina,
primero con su príncipe heredero Arturo de Inglaterra y, tras su muerte, con Enrique
VIII (quien la repudiará más tarde).
. Para establecer vínculos con el Sacro Imperio Romano Germánico, se
concertó un doble matrimonio: el del primogénito Juan y su hermana Juana (futura
Juana I, la Loca) con los hijos del Emperador Maximiliano de Austria, Margarita de
Austria y Felipe el Hermoso, respectivamente. Del matrimonio Juana la Loca-Felipe el
Hermoso nacerá Carlos I.
4.2.- Portugal
Con Portugal firman el Tratado de Alcáçovas (1479), que puso fin a la guerra
civil -Alfonso V de Portugal apoyaba a Juana17- y a la competencia de Castilla y
Portugal en el Atlántico18. Se consideró zona de influencia portuguesa las islas Madeira,
Azores, Cabo Verde y Guinea, y de España Canarias. Este tratado permitió a Juan II de
Portugal continuar con su política de alcanzar las Indias navegando por el Sur de África.
4.3.- La expansión mediterránea: Italia y Norte de África
El Mediterráneo era un ámbito de interés tradicional para la Corona de Aragón.
También Castilla tenía intereses en el Norte de África, próximo a las costas andaluzas
como para no suponer una amenaza.
4.3.1.- Las guerras de Italia
La rivalidad aragonesa con Francia es heredada por Castilla –se rompió la
antigua política profrancesa de Castilla- y fue una constante en la política exterior
española hasta finales del s. XVII. El escenario de los enfrentamientos será Italia,
dividida en pequeños estados codiciados por las dos grandes potencias: la monarquía
francesa y la española.
17 Ello se debió al temor portugués de la unión de Castilla y Aragón, que podía amenazar la
independencia portuguesa.
18 El rey Alfonso V fue derrotado en la batalla de la Albuera, un arroyo que discurre cercano la sierra
emeritense de Carija, junto al pantano de Proserpina.


Con los Reyes Católicos las guerras de Italia se desarrollan en dos fases, donde
los protagonistas fueron, por un lado Carlos VIII y Luis XII de Francia, y por otro
Fernando el Católico, cuyas tropas fueron dirigidas por Gonzalo Fernández de Córdoba,
el Gran Capitán. El objetivo era el Reino de Nápoles, conquistado por Alfonso V de
Aragón, pero separado a su muerte de la corona aragonesa. El resultado fue la victoria
de Fernando. Así se reincorporaron a la Corona de Aragón los condados catalanes
de Rosellón y Cerdaña, en posesión francesa, y el Reino de Nápoles.
4.3.2.- La ocupación de las plazas del Norte de África
Desde el siglo XIII Castilla había pretendido conquistar Marruecos y desde la
toma de Granada, la expansión hacia el Magreb parecía una solución para contener la
piratería y los posibles ataques de los berberiscos a las costas españolas. Sin embargo la
ocupación española del Norte de África quedó limitada a un reducido número de plazas
fuertes en la costa: Melilla, Orán, Bugía, Trípoli…
Repítase lo dicho en el apartado 2.2.4
4.4.- La expansión atlántica: Canarias y América
La conquista de Canarias
Repítase en este epígrafe lo dicho en el punto 2.2.3
América
Durante el reinado de los RR.CC. se produce el descubrimiento de América,
hecho que tendrá transcendentales consecuencias para España y Europa y que, dada su
importancia, será estudiado en el tema siguiente.
5.- Muerte de Isabel de Castilla. La sucesión problemática y las regencias
Los reyes complementaron la actividad militar y diplomática de su política
exterior con una estudiada política matrimonial (como ya hemos estudiado). Portugal
fue la alianza más buscada, aunque se malogró. También intentaron alianza con
Inglaterra y Austria. Pero la muerte prematura de sus hijos, los príncipes, fue
desmontando su proyecto sucesorio. Para los reyes no sólo fue una desgracia familiar,
sino también una tragedia política ya que, además de evaporarse su proyecto de unión
dinástica peninsular, los derechos sucesorios fueron a recaer en su hija Juana, llamada
la Loca por sus problemas psicológicos.
En 1504, a la muerte de Isabel la Católica, Fernando el Católico asumió la
regencia de Castilla (primera regencia de Fernando) en tanto llegaban desde Flandes
su hija Juana y su marido Felipe el Hermoso. Éste, aprovechando los problemas de
salud de su mujer, se preparaba para gobernar Castilla.
Un sector de la alta nobleza castellana, descontenta con el gobierno de Fernando,
organizó un recibimiento triunfal a los nuevos reyes en Castilla. El rey Fernando
decidió retirarse y marchó a Nápoles. Buscando acercar posiciones a Francia y
recomponer el juego de alianzas peninsulares, Fernando se casó con Germana de Foix
(1505), sobrina del rey francés, y se retira a Aragón.
Pocos meses después de que Fernando abandonara Castilla, murió Felipe el
Hermoso. Como la enajenación de doña Juana fue en aumento, el cardenal Cisneros
asumió la regencia de Castilla (primera regencia de Cisneros). Los conflictos entre la


nobleza desestabilizaron el reino. Ante esta situación, el cardenal Cisneros llamó a
Fernando (segunda regencia de Fernando), que volvió a gobernar Castilla en 1507.
Fernando recluyó definitivamente a su hija Juana en un convento de Tordesillas,
estabilizó políticamente el reino y reprimió los abusos de los nobles.
No obstante, el hecho más importante de esta última etapa de su reinado fue la
anexión de Navarra a Castilla (ya estudiada), aunque se respetaron las Cortes, fueros e
instituciones navarras.
Pero estos éxitos políticos no pudieron encubrir la grave crisis económica que
padecía Castilla. El malestar era general y la tensión entre los principales grupos
socioeconómicos iba en aumento. En este difícil contexto, murió Fernando en 1516,
dejando como heredero a un joven príncipe, hijo de Juana la Loca y Felipe el Hermoso,
el futuro Carlos I. A su muerte, será regente de nuevo el Cardenal Cisneros hasta que
llegue Carlos I (segunda regencia de Cisneros).
6. Economía en el reinado de los RR.CC (Julio Lozano, I.E.S. Hdez Pacheco de
Cáceres)
Conviene leer un par de veces esta pregunta para entender mejor una serie de
cuestiones que explicaremos más adelante, en especial la crisis del siglo XVII.
Vamos a dar unas notas distintivas:
1 - Coyuntura económica y demográfica favorable: Finales del XV y
principios del siglo XVI. Superación, en general, de la crisis del S.XIV. Coyuntura
positiva para casi toda Europa. Superioridad demográfica y económica de Castilla frente
a los demás reinos peninsulares que formaban la Monarquía de los RR.CC. La obra
colonizadora en América sería obra castellana
2- No hubo asociación ni integración económica entre ambos reinos (Castilla
y Aragón) Siguen existiendo aranceles, aduanas, sistemas de pesos y medidas
diferentes, diferentes monedas. Tan sólo hacia 1497, las tres principales monedas de
España: excellent valenciano, el principat catalán y el ducado castellano tuvieron el
mismo valor. No existía una unidad política profunda, pero tampoco una unidad
económica fuerte.
3- La política económica de los RR.CC. se suele conocer como
premercantilista, por dar una serie de leyes y medidas intervencionistas y
proteccionistas en la economía: Leyes que protegían e impulsaban el sistema de los
gremios, leyes favorables a la Mesta, control de las Órdenes Militares, leyes que
fomentaron la construcción de barcos -atarazanas-, leyes que prohibían la exportación
de oro y plata, y otras que tendían a proteger las ferias, mercados, así como ciertas
industrias textiles. Creación de consulados comerciales a imitación del de Barcelona (es
el caso del de Burgos) y más tarde la Casa de Contratación en Sevilla (1503). Los
consulados eran organismos que defendían los intereses de los comerciantes y tribunales
para asuntos de comercio.
4- La agricultura y la ganadería son las actividades dominantes. Con los
RR.CC. la agricultura siguió siendo la cenicienta de la economía española, la gran
olvidada que perdió su batalla en favor de la ganadería. En la pugna entre la OVEJA
Y EL TRIGO, el equilibrio se rompió definitivamente en beneficio de la oveja, de la
Mesta. Los Reyes promulgaron leyes netamente favorables a la Mesta, en detrimento
de la agricultura (Leyes de 1501) Para el tesoro real eran vitales los impuestos pagados
por los ganaderos: servicio y montazgo. Por otra parte, la estructura de la propiedad de
la tierra siguió estando controlada en un 70% por una minoría de señores laicos y
eclesiásticos que habían perdido influencia política, pero no su poderío económico, ni


su prestigio social. La alta nobleza y el alto clero controlan grandes señoríos que siguen
incrementándose gracias a la consolidación de la institución del MAYORAZGO
(Leyes de Toro 1505). Un número elevado de campesinos seguía viviendo en un
situación económica penosa, con lazos de dependencia con respecto a los señores,
elevados impuestos, y en definitiva, bajo un régimen señorial.
5- En el comercio debemos destacar para el caso castellano, la exportación de
la lana (comercio lanero) desde Medina del Campo, Burgos, y Bilbao o Santander,
como puertos de salida de la misma hacia Flandes o Inglaterra. Comercio que
producía unos beneficios a corto plazo a los dueños de grandes rebaños. Auge de las
ferias de Medina del Campo (ferias internacionales) También hay que citar la
exportación del hierro vasco hacia Europa, y la creación de los Consulados
comerciales de Burgos y Bilbao. A partir de 1492, y sobre todo después de 1500, hay
que destacar otro eje comercial castellano orientado hacia el Atlántico y hacia el N. de
África, sobre todo hacia el nuevo continente; este foco tendrá su centro en Sevilla
(CASA DE CONTRATACIÓN) punto de contacto entre mercaderes castellanos,
aragoneses, pero también genoveses, venecianos, flamencos etc. Desde Sevilla partía
todo el comercio hacia América y a su puerto llegaban todos los barcos desde América.
Ello se hacía para mejor controlar dichos barcos y que pagasen impuestos a la Corona.
6- El comercio del Reino de Aragón siguió orientado hacia el Mediterráneo
(Nápoles, Cerdeña, Sicilia) y norte de África) Hay que destacar la exportación de
productos textiles, vidrio, coral etc. Dentro de la Corona de Aragón, Valencia toma el
relevo de Cataluña, hundida tras la crisis de mediados del siglo XV (Guerra civil,
conflictos urbanos, pestes).
7- Estos intercambios comerciales son desiguales. España exporta
básicamente materias primas e importa productos manufacturados. En ese
intercambio se genera un déficit en nuestra balanza comercial. Esta situación
continuará durante los siglos posteriores: balanza comercial deficitaria, dependencia del
exterior.19
8- Escaso desarrollo industrial: A pesar de las leyes y medidas proteccionistas,
la artesanía española siguió siendo minoritaria, raquítica, incapaz de producir para el
consumo interno, que de todas formas era deficiente por el bajo poder adquisitivo de los
campesinos. Artesanía que se limita a algún centro textil lanero en Toledo, Cuenca,
Béjar, Barcelona y Segovia; centros sederos en Granada (Alpujarras) Valencia y
Toledo, cerámicas de Talavera y Manises, ferrerías vascas y atarazanas de Bilbao,
Sevilla, Laredo y Santander...
El raquitismo de la artesanía española continuó en siglos posteriores:
Importación de productos manufacturados del exterior (dependencia) y exportación de
materias primas (lana, hierro, productos agrícolas, etc.) Esto generaba un déficit y un
intercambio desigual que seguirán estando vigentes durante la E. Moderna y
Contemporánea: Debilidad industrial, desprecio por la industria y los trabajos
mecánicos (ciertos oficios eran considerados como viles), mentalidad poco capitalista...
19 Es curioso y triste que, siendo España una potencia internacional, tuviese una economía de tipo
colonial, típica de países pobres: exportar materias primas e importar productos manufacturados.

Descargar en pdf


Descagar tema en PDF:



Conceptos de selectividad relacionados con el tema



Volver a Historia de España de 2º de Bachillerato