1820


Un pronunciamiento militar de las tropas destinadas a embarcar rumbo a América para combatir a los insurgentes, dirigido por Riego, obligó al rey Fernando VII, incapaz de controlar a los rebeldes, a jurar la Constitución de 1812. Se iniciaba así una nueva y breve etapa de la Historia de España, el Trienio Constitucional.